El gasoducto cambia de traza

La obra iba a suministrar gas natural a más de 30 localidades del centro-norte de Santa Fe que aún carecen del fluido. El gobernador Binner solicitó a Cristina Fernández de Kirchner que "reconsidere el nuevo trazado" de la iniciativa.

A través de una carta, Hermes Binner le transmitió ayer a la Presidenta su "profunda preocupación" por la decisión del Ministerio de Planificación Federal de modificar el proyecto del Gasoducto NEA, en cuyo nuevo trazado quedaría afuera el territorio provincial. El gobernador solicitó a Cristina Fernández que "reconsidere el nuevo trazado" de la iniciativa", tras lo cual se puso "a disposición para realizar todas las gestiones necesarias. La obra iba a suministrar gas natural a más de 30 localidades del centro-norte de Santa Fe que aún carecen del fluido tanto para el consumo residencial, comercial e industrial. Se especula que la cartera que conduce el ministro Julio De Vido tomó esa decisión a raíz de las dificultades de Bolivia para garantizar el suministro para los casi 1500 kilómetros de red. En dos semanas la Legislatura santafesina realizará una sesión especial.

En la nota que remitió a la Casa Rosada, Binner planteó que "la región centro﷓norte de la provincia es la que más necesita de inversiones en infraestructura para lograr una verdadera integración social y económica". En ese sentido le recordó a la Presidenta que "la posibilidad de concretar esta importante obra, facilitaría la provisión de gas natural a localidades que aún carecen del servicio tanto para uso residencial como comercial e industrial, traduciéndose en numerosas ventajas en el mejoramiento de la calidad de vida de sus habitantes, como así también en el desarrollo económico y productivo de la región con un menor impacto en el medio ambiente".

"En sintonía con nuestra propuesta de integrar las diversas realidades que componen nuestra provincia -continuó el gobernador-, es casualmente la región centro norte aquella que más necesita de inversiones en infraestructura de estas características en pos de una verdadera integración social y económica de la población".

El proyecto comprende la realización de 1465 kilómetros de gasoducto para suministrar el fluido a las provincias de Salta, Formosa, Chaco, Corrientes, Misiones y Santa Fe, a través de 42 derivaciones. Las obras debían iniciarse en el año 2006, aunque recién estarían comenzando el año próximo. Se especula que los planes del GNEA tuvieron un giro inesperado como consecuencia de la incapacidad de Bolivia de garantizar los acuerdos con la Argentina a raíz de su inestabilidad política y fundamentalmente por la sostenida demanda de Brasil.

Para debatir la temática la diputada provincial socialista Inés Bertero presentó semanas atrás en la Legislatura una propuesta de sesión especial. El martes 21 de octubre será el cónclave al que fueron invitados funcionarios de la Nación, legisladores nacionales y representantes de comunas, cooperativas y de Litoral Gas.

"Vamos a hacer todas las gestiones que sean necesarias para que la provincia no quede excluida de una obra realmente fundamental", adelantó la diputada Bertero a Rosario/12.

La bancada socialista en la Cámara de diputados de la Nación también se pronunció al respecto. "Nos sumamos al pedido del gobernador Hermes Binner y solicitamos a la Presidenta que reconsidere el nuevo trazado del proyecto", señaló el diputado santafesino Pablo Zancada. El legislador agregó: "La obra, en su trazado original, posibilitaba la provisión de gas natural a localidades del norte de la provincia de Santa Fe, lo cuál mejoraría no sólo las posibilidades productivas de la región, sino también la calidad de vida de sus habitantes".

Comentá la nota