Gasoducto del NEA: Argentina pide a Bolivia garantías en el suminsitro de gas

Argentina espera la garantía de suministro de los 27,7 millones de metros cúbicos por día (MCD) de gas natural boliviano y la certeza de un cronograma de entregas, para agilizar el tendido del Gasoducto del Noreste (GNEA). Los acuerdos entre Argentina y Bolivia no son creibles para los inversores.
La construcción del GNEA "depende" de la certidumbre que "Bolivia nos dé en los volúmenes", puesto que "nosotros no podemos hacer un gasoducto de 1.500 millones de dólares para que después esté vacío", ratificó el embajador de Argentina en La Paz, Horacio Macedo, en declaraciones realizadas anteayer.

El proyecto binacional "está demorado", reconoce el diplomático al aclarar que "no está detenido". Reiterando que para llevarlo adelante su Gobierno requiere tener la seguridad del volumen de gas boliviano que "realmente vamos a poder tener". Por otro lado, los propios funcionarios bolivianos asumen que el ducto no es creible. El ex ministro de Hidrocarburos Álvaro Ríos explicó que los acuerdos alcanzados en octubre de 2007 entre los gobiernos de Bolivia y Argentina para construir el Gasoducto del NEA no son creíbles para los inversores.

Este ducto demanda una inversión de 1.500 millones de dólares, pero su construcción está atrasada debido a que Bolivia no ofrece garantías para cumplir a futuro la exportación de 27 millones de metros cúbicos de gas comprometidos por contrato.

Según Ríos si el país no cumple hasta diciembre, Argentina tomará el gas venezolano. "el gran amigo de Bolivia le va a competir". Según ya publicamos anteriormente en wwww.RegionNorteGrande.com.ar, para abastecer al GNEA se recurrirá a la producción de Salta.

Hasta el momento, los volúmenes enviados a la Argentina a través del Gasoducto del Norte que entra por Salta y va hacia Buenos Aires se aproximan a 4,5 mmcd, (cuando de acuerdo al contrato debería estar enviando 7,7 mmcd), según informes oficiales de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). El faltante es cubierto con gas venezolano que es traido en barco (a un precio muy elevado) y distribuido desde el puerto de Bahía Blanca.

Comentá la nota