Garzón investigará si hubo crímenes en Guantánamo

El famoso juez español Baltasar Garzón se ha declarado competente y ha admitido a trámite una querella contra los responsables de la prisión de Guantánamo, territorio de soberanía cubana ocupado por Estados Unidos.
Los querellantes son entidades que acusan a los jefes norteamericanos del campo de concentración en Guantánamo por las torturas sufridas por cuatro prisioneros, uno de ellos español.

El magistrado indagará sobre los autores materiales, inductores o cómplices de los delitos de torturas y malos tratos. Garzón señala que los tribunales españoles son competentes porque una de las víctimas es un ciudadano español. Las organizaciones denunciantes son Asociación pro Dignidad de los Presos y Presas en España, la Asociación Libre de Abogados (ALA), la coalición Izquierda UnidaI y la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE) que acusan a las autoridades norteamericanas del campo de concentración por por crímenes de guerra y genocidio.

Garzón toma esta decisión siete meses después de haber indagado a la Casa Blanca si en EE.UU. hay una investigación abierta "sobre las supuestas torturas, malos tratos, tratos inhumanos y degradantes" que habían sufrido los cuatro detenidos en Guantánamo. Al no recibir ninguna respuesta, el juez ha decidido seguir adelante con la instrucción.

Garzón rechaza que la reforma de la justicia universal aprobada por el gobierno socialista el 3 de noviembre pasado, una decisión que muchos juristas y organizaciones de derechos humanos consideran un gran retroceso, sea válida en este caso ya que es un ciudadano español uno de los presos damnificados.

Se trata de Ahmed Abderraman Hamed y los otros tres prisioneros son Lahcen Ikasrrien, residente en España, Jamiel Abdulatif Al Banna, palestino y Omar Deghaves, libio. El diario El País, que publica en exclusiva la información, señala que Garzón menciona en su "auto los tratados de derechos humanos firmados por España, que convierten a los tribunales españoles en este momento en los únicos competentes".

Prosigue Garzón: "Lo contrario sería (...) optar por la impunidad", y recuerda que las nuevas disposiciones legales que restringen la justicia universal "siempre estarían subordinadas a lo que se establezca en esos tratados". Además cita específicamente la sentencia del Tribunal Supremo español denunciando las irregularidades de la detención de Abderraman "sin cargos y sin garantías y, por tanto, sin control y sin límite".

"El principio de justicia universal española, que desde 2005 permite a España investigar sobre crímenes cometidos en el extranjero", fue limitado por una reforma a fines de 2009, luego de problemas diplomáticos resultados de este principio.

"La competencia de la justicia española está ahora limitada a los casos vinculados de manera evidente con España y en casos en que no existe instrucción abierta en el país donde los presuntos delitos fueron cometidos", explica la agencia France Presse.

Comentá la nota