Garrido: "Están probadas" sus andanzas

Garrido: "Están probadas" sus andanzas
Antes de renunciar, el ex fiscal anticorrupción investigó al hombre K. "Los libros demuestran que realizó viajes privados en empresas que estaban bajo su control", disparó. Cirielli, un ex compañero, que también "sospecha de su fortuna".
Apenas un día después de abandonar el Gobierno, el ahora ex secretario de Transporte Ricardo Jaime comienza a sufrir las consecuencias de las diversas causas que se le abrieron en la justicia. Sobre ese tema, el ex fiscal de Investigaciones Administrativas Manuel Garrido aseguró este jueves que está "probado con libros" que el ex funcionario realizó viajes personales, a un costo anual de "350 mil pesos", en aviones de compañías a las que debía controlar.

"Es una investigación que inicié cuando era fiscal. La denuncia, que la efectivizamos a principios de este año, demuestra que en 2007 Jaime realizó viajes privados a Córdoba y Brasil, y que nada tenían que ver con su trabajo. Los vuelos eran pagados por empresas que debía controlar", remarcó.

Garrido dijo a las radios Cadena 3 y Mitre que Jaime tuvo una conducta "que no debería haber tenido. Es un conflicto de intereses. Es un verdadero fenómeno de captura del Estado. Esta denuncia la pudimos probar con los libros de las empresas que Jaime debía controlar donde figuraban los remitos y facturas de los viajes", remarcó.

Jaime, responsable del manejo de al menos 500 millones de pesos al mes para subsidios al transporte público, tiene 35 causas penales en su contra, por causas vinculadas a su función.

"La más escandalosa y sorprendente, es sobre los vuelos. Es bochornoso. Demostramos que Jaime volaba en aviones privados, en vuelos no oficiales a Brasil en los fines de semana largo, y a Córdoba, en empresas a las que él les entregaba subsidios y debía controlar. En un sólo año, el costo de los vuelos superaba los 350 mil pesos, calculado lo que sale una hora en un avión privado", agregó.

Consultado sobre si el ex secretario de Transporte desmintió la denuncia, Garrido señaló: "No lo ha hecho porque nunca fue llamado a indagatoria". Garrido responsabilizó por lo que denominó "irregularidades" al Gobierno y al Congreso.

"Lo interesante, más allá del escándalo y la vergüenza de un funcionario público, es analizar los mecanismos de quienes no controlan su responsabilidad política. El Congreso no hizo nada en su momento y el propio Gobierno lo ocultó. Son mecanismos que no están funcionando", describió.

En tanto, en el Boletín Oficial se publicó este jueves la aceptación de la renuncia del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, y el nombramiento en su lugar de Juan Pablo Schiavi.

Garrido renunció en marzo de este año a la Fiscalía Nacional de Investigaciones Administrativas (FIA), el organismo dedicado a perseguir penalmente los delitos de corrupción de los funcionarios públicos. El fiscal tomó la decisión cuatro meses después de que el procurador general de la Nación, Esteban Righi, firmara la resolución 147 que acotó las facultades de la fiscalía.

En ese momennto, Garrido argumentó que la resolución del procurador condenó a "la FIA a un rol casi intrascendente" y destaca que no puede seguir en el cargo por estar "acotado en mis funciones".

En sus cinco años como fiscal anticorrupción, Garrido impulsó causas contra muchos funcionarios del gobierno kirchnerista: investigó el enriquecimiento ilícito del matrimonio Kirchner, la manipulación del INDEC y la bolsa de Felisa Miceli, entre otras decenas de causas.

Comentá la nota