Garramuño pidió al Gobierno que "deje de llorar" y comience a gestionar

El ex intendente de Ushuaia dijo que lo "sorprendería" que el Ejecutivo "haga un análisis serio de la realidad". Destacó el alcance de los encuentros que mantiene con distintas fuerzas y dirigentes políticos. Aseveró que si de esos espacios surgen propuestas "a corto plazo", las van a presentar al Ejecutivo.
El ex intendente de Ushuaia Jorge Garramuño cuestionó con dureza al oficialismo y afirmó que "sorprendería" que el Gobierno haga "un análisis serio de la realidad".

Los dardos del ex funcionario apuntaron puntualmente al legislador Manuel Raimbault, quien criticó su posible vuelta a la vida política activa.

Al respecto, Garramuño sostuvo que "viniendo de Raimbault hay pocas cosas que te pueden sorprender", en tanto planteó que "lo que sí sorprendería es que alguna vez haga un análisis serio de la realidad y diga lo que van a hacer".

Pare el ex jefe del Ejecutivo capitalino el ARI "cree que siguen en la oposición, quejándose, denunciando a todo el mundo. Pero primero debería dejar de llorar y ponerse a gobernar".

En diálogo con la prensa apuntó que "en ningún momento hablé de candidaturas, pero un político activo tiene ambición; si digo que no me interesa nada, sería un hipócrita", por lo cual "uno está dispuesto y tiene ganas de conducir o integrar un proceso".

En un análisis de la crisis Garramuño evaluó que "esta provincia necesita un marco de acuerdo serio donde las distintas fuerzas desarrollen políticas de Estado de mediano y largo plazo, para un crecimiento sostenido, con una coherencia que falta desde hace años". Y fustigó: "Si esto es candidatearse me parece que Raimbault tiene poca noción de lo que es la política".

En ese sentido, expresó que "no me sorprende porque su crecimiento político ha sido chicaneando, criticando, levantando gremios para que generen conflicto; las cosas que dijo y denunció es lo que hoy están haciendo (por el Gobierno)".

"No me preocupa lo que dice (por Raimbault), pero sí me preocupa que se quede en la política de la oposición cuando son gobierno", arremetió.

Por otra parte, Garramuño remarcó que "hablo de ajuste pero me refiero a que reduzcan la monstruosa planta política que tiene el ARI. Si hablan de emergencia que saquen la enorme estructura de secretarías y subsecretarías" ya que "por primera vez tienen funcionarios que nunca se ocuparon", reiteró que "cuando hablo de ajuste hablo de esto, no de congelar masa salarial por un año, que no se cómo van a cumplir".

En tanto, admitió que lleva adelante un reclamo administrativo por el tope salarial impuesto en la Legislatura, donde se desempeña como asesor del bloque del Movimiento Popular Fueguino.

"A mi me están descontando una determinada cantidad de dinero diciendo que paso el tope de la gobernadora", explicó, y agregó que "no tengo problemas en aceptarlo si la reducción es para todo el mundo", ya que según argumentó "somos cinco giles a los que nos descuentan y después hay sueldos de 30, 40 ó 50.000 pesos que no se tocan". Y añadió: "Reclamo porque estoy en mi justo derecho y lo levantaría de corazón si le bajan el sueldo a todo el mundo que gane más que la gobernadora".

Actividad política

El ex candidato a gobernador destacó el desarrollo de los encuentros que viene manteniendo con distintos sectores de la política fueguina, y enfatizó que "por más que le duela a Raimbault estamos encontrando un eco realmente bueno en distintos dirigentes, para pensar cómo se va a reconstruir la provincia cuando se vaya el ARI", y señaló que el Gobierno "plantea un déficit de 500 millones de pesos, pero quiero saber cuánto se ha incrementando la deuda en la gestión del ARI".

No obstante, aseveró que en esos cónclaves "no hablamos ni de candidaturas ni de crear partidos, las charlas son sobre las alternativas para salir de la profunda crisis que se está generalizando".

En esa línea, manifestó que "lo que hay que hacer es dejar de poner el carro adelante del caballo y ver cómo hacemos para equilibrar las cuentas y los gastos corrientes, y cuáles son las acciones que hay que llevar adelante desde el punto de vista económico". "Buscamos puntos de coincidencia, un acuerdo amplio donde aquel que le toque conducir los destinos de la provincia tenga un eje directriz por el cual transitar, sabiendo que va a tener un acompañamiento de la oposición", se explayó.

Para Garramuño, "si podemos acordar políticas de Estado lo vamos a presentar en sociedad antes de las elecciones para que la comunidad sepa de qué hablamos".

Al respecto, detalló que "estamos esbozando los trazos gruesos, pero se hace difícil definir rápidamente políticas por la falta de información que se tiene".

Por último, Garramuño aseveró que "si uno pudiera dar respuestas en el corto lapso, obviamente que se las presentaríamos al Gobierno".

Comentá la nota