Al Garrahan le falta la inyección de Macri

Según directivos del hospital, la Ciudad debe aportes de mayo, junio y julio, en concepto de salarios, cargas sociales y funcionamiento. El recorte generó un bache financiero, que se cubre con fondos de la Nación. Además, debe 16 millones de 2008.
En los tres últimos meses, la ciudad de Buenos Aires no ha girado los fondos para el funcionamiento y el pago de salarios del Hospital de Niños Juan P. Garrahan, cuya administración comparte con la Nación, y ya acumula una deuda de 44,3 millones de pesos, sobre un presupuesto para todo el año de 215 millones. Según la denuncia de directivos del Garrahan y de diputados de la oposición, la falta de aportes ha generado un bache financiero en el hospital, que por ahora se ha cubierto mediante adelantos de los fondos que aporta la Nación, "aunque ya se están por agotar", dijo a Página/12 una fuente de la conducción de ese centro asistencial. Ante la emergencia, el consejo de administración suspendió "los pagos a proveedores, las obras en ejecución y las compras de tecnología".

La situación se conoció la semana pasada, durante el informe del jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la Legislatura porteña. Cuando el titular del bloque de legisladores K, Diego Kravetz, le preguntó a Rodríguez Larreta si era cierto que la ciudad tenía una deuda de 44,3 millones de pesos con el Garrahan, el jefe de Gabinete dijo que no tenía información sobre el tema y se limitó a responder con un argumento proveniente del ideario macrista: "El 80 por ciento de los pacientes que se atienden en el hospital no son de la ciudad", dijo el funcionario.

El Garrahan es administrado en forma conjunta por la Nación y la ciudad de Buenos Aires, y en 1995 las partes acordaron no trasferir el hospital a jurisdicción municipal "por entender que es de referencia nacional". Es por esa razón que se atienden en él niños y adolescentes de todo el país e incluso del exterior.

Además, en virtud de un convenio firmado en abril de 1989, Nación y Ciudad "se obligan a aportar por mitades los recursos presupuestarios anuales necesarios para asegurar el funcionamiento del hospital".

Los problemas financieros del Garrahan comenzaron a fines de 2008, cuando la Tesorería porteña comenzó a cerrar el grifo de aportes de presupuesto. De acuerdo con un informe de la Gerencia de Finanzas del hospital –a la que accedió Página/12–, entre noviembre y diciembre la ciudad dejó de aportar 16.833.681 pesos en concepto de cargas sociales, pago de aguinaldo y gastos de funcionamiento (como la compra de insumos e instrumental). En 2008, la ciudad tenía que aportar 170 millones, pero el recorte de facto redujo ese presupuesto en un 10 por ciento.

Una fuente de la conducción del hospital agrega que los problemas continuaron este año, especialmente en el segundo trimestre:

–En mayo la Ciudad omitió aportar 5.207.083 pesos destinados al funcionamiento del hospital.

–En junio, faltó ingresar 22.066.544 pesos, en concepto de sueldos, aguinaldos y cargas sociales.

–En julio, la ciudad no aportó unos 17 millones de pesos: 6.049.782, destinados al pago de sueldos; 3.856.525 correspondientes a cargas sociales de ese mes y 7.207.083 pesos que estaban destinados al pago de gastos de funcionamiento del hospital. Todo eso suma 44,3 millones de pesos.

Fuentes del gobierno porteño confirmaron que existe una deuda con el Garrahan, pero no precisaron a cuánto alcanza ni a qué períodos corresponde. Argumentaron que esa deuda no obedece a razones financieras, sino a atrasos en transferencias de partidas, por problemas administrativos en la contaduría. Y aseguraron que el viernes fue liberada una partida de cuatro millones de pesos que fue transferida a la cuenta del Garrahan.

Las fuentes de la conducción del hospital consultadas por este diario sostienen que el recorte no termina ahí. El presupuesto total del Garrahan para este año es de 430 millones de pesos, por lo cual al Gobierno de la Ciudad le corresponde aportar el 50 por ciento, es decir, 215 millones. Esa cifra fue aprobada por la Legislatura. Pero en las negociaciones que mantienen directivos del hospital con funcionarios de Hacienda se adelantó que la ciudad sólo aportaría 201 millones de pesos. Por lo visto, ya empezó a cumplir esa advertencia, aunque el recorte hasta ahora es mayor que el anunciado.

La restricción también afectaría a los aumentos de haberes comprometidos en la paritaria con los trabajadores y profesionales del hospital: por incrementos salariales, los trabajadores debían percibir este año 10,1 millones de pesos más que lo presupuestado, mientras que la implementación de la nueva carrera hospitalaria demandaría otros 14,4 millones de pesos. Estos 24 millones representarían una ampliación presupuestaria que el gobierno de Mauricio Macri no estaría dispuesto a avalar, según adelantaron de manera informal funcionarios técnicos de segunda línea.

La mencionada "carrera hospitalaria" fue acordada en 2008 –después de una prolongada negociación, consecuencia del conflicto de 2003– y comenzó a implementarse este año. Consiste en establecer cuatro categorías para cada uno de los seis sectores de trabajadores –profesionales, técnicos, administrativos, maestranza, entre otros–, por las cuales, el ascenso entre categorías se haría en base a la capacitación. El acuerdo fue firmado por los gremios Sutecba y UPCN, mientras que ATE y la Asociación de Profesionales se mantuvieron al margen, ya que cuestionaron sus términos.

¿Cómo se solventa el funcionamiento del hospital con estos recortes de presupuesto? El vocero consultado por este diario explica que la Nación anticipa parte de su partida para solventar los gastos de funcionamiento. "Pero en agosto, si seguimos así, nos quedamos sin fondos, porque la Nación ya habrá hecho prácticamente todos sus aportes."

Comentá la nota