“Garivoto y el peronómetro”

Por Juan Manuel Rapacioli

Integrante de la lista 33 “Nueva Dirigencia Peronista”

La estricta y puntillosa observancia reglamentarista del diputado provincial Juan Garivoto lo acerca más a un burócrata que a alguien de pensamiento popular. Enorme cantidad de compañeros del Movimiento Nacional Justicialista han quedado dentro y fuera del partido acorde a los azares del padrón. El más resonante de los ejemplos es el del compañero Antonio Cafiero, o más cercano a nuestra ciudad es el del compañero Juan Martín, vicepresidente del PJ, pero nadie duda de la profunda pertenencia peronista de ambos.

Otros que se han sostenido fieles a los lineamientos de Perón, sin tranzar, sin negociar, sin retroceder, sin traicionar, han estado alternativamente fuera y dentro del partido.

¿Habrá que recordarles que el peronismo es un movimiento?

Curiosa vigilancia sobre los puntos y comas de alguien que al momento de la construcción de la concertación, no escatimó esfuerzos en obligar a la apoyatura del contador Sergio Fares, hombre del liberalismos afiliado a RECREAR, para la intendencia de General Pueyrredón.

Afortunadamente perdieron. Es decir, perdió, para otra vez, casi en forma sistémica ganar, tanto él como los suyos, entiéndase: Daniel Rodríguez, Adela Segarra, sin olvidarnos del hoy diputado Daniel Katz, ex intendente, actualmente uno de los líderes de la oposición, enquistado en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Todos cobraron diputaciones nacionales y provinciales y otros viejos socios que ahora ostentan Direcciones Provinciales de Pesca.

Fares hoy, masculla el retorno a un lugar donde nunca estuvo, y Juan, el eterno, vuelve al pulsar el peronómetro como si nada hubiese pasado.

La conveniencia de las convicciones es una contradicción en sí misma pero todo va tan rápido que algunos piensan que todo se olvida. Reglamentarista acérrimo hacia los demás y amplio hacia él. Simple. La conveniencia es el rumbo.

ACLARACIÓN: La opinión vertida en esta columna no siempre coincide con el pensamiento de la Dirección General.

Comentá la nota