Gareca: "Estoy preparado para pelear arriba, esto no es obra de la casualidad".

El director técnico de Vélez, el líder del certamen, se muestra cauteloso de cara a la conquista del título, aunque dice estar muy confiado en su capacidad para afrontar el momento que vive su equipo.
Es una cuestión de tiempo. No es fácil que el técnico de Vélez se relaje cuando enfrenta una entrevista. Suena natural en sus respuestas, pero encierra una profunda capacidad para estudiar cada devolución hacia su interlocutor. Ante cada consulta elige el gesto más adecuado y sus consideraciones pueden estar acompañadas con un formal "usted". Ricardo Gareca transmite emociones desde la calma, cada palabra tiene la cadencia de un hombre curtido por sus vivencias dentro del universo de la pelota. Por eso elude la euforia de estar con su equipo en el escalón más alto del Clausura y se concentra en hacer un culto de la mesura.

Las comodidades del predio del equipo de Liniers, en Ituzaingó, reconfortan al técnico, que conduce al único conjunto invencible del certamen. Dos mullidos sillones que adornan la antesala de los vestuarios del plantel se ofrecen como compañeros para una charla distendida. Gareca, de 51 años, se hundió en uno de esos sillones, se cruzó de piernas y se aflojó los cordones de los botines que utilizó unos minutos antes en la práctica. Habla permanentemente desde el respeto y eso se advierte cuando se refiere a su próximo rival, Racing. Gareca mantiene el perfil bajo aún cuando las realidades de uno y otro equipo sean diferentes: el de Avellaneda está luchando por salir de la Promoción, mientras que su equipo es cada vez más candidato para quedarse con el título local.

-Estás viviendo un momento importante en tu carrera.

-Para mí es una oportunidad importante y nunca lo voy de dejar de agradecer. Esta es una etapa buena para mí, porque regresé al país después de un buen tiempo, a una institución como Vélez. Cuanto más alto pueda llegar, mejor.

-¿Estás más preparado para este momento de Vélez, después de haber pasado por diferentes situaciones?

-Me adapto. No me incomoda ninguna situación. Me gusta el anonimato, me muevo bien ahí. Estoy con mis amigos y con mis afectos. Y de la misma manera disfruto de la popularidad. Lo que pasa es que con la popularidad tenés mayores compromisos. Trato de dedicarme y disfrutar cada momento.

-¿Sentís que ahora miran más tu trabajo?

-Miran más porque a uno le va bien. Es una posibilidad que se me presentó. Bassedas [por Christian el asesor del fútbol profesional del club] confió en mí y convenció a los dirigentes para que hagan lo mismo.

-Parece que hay una tendencia a contratar a entrenadores que estaban fuera del circuito habitual...

-Sí, puede ser que se den esas cosas. Pero yo no soy ningún improvisado. Más allá de que en mi país no tenga la relevancia que se esperaba..., pero tengo un ascenso directo y una copa internacional (con Talleres, de Córdoba, subió a primera en el 98 y ganó la Conmebol 99), dirigí al América de Cali, al equipo más popular de Perú (Universitario)... Estoy preparado para esto, trabajé también para estar acá. Y tengo la experiencia de estar en instituciones que están acostumbradas a pelear cosas importantes. Como jugador estuve en los clubes más importantes y como entrenador, también estoy preparado para pelear arriba, esto no es obra de la casualidad.

-Sí, pero hasta hace un tiempo no se miraba a los técnicos nacidos en el ascenso o con éxitos en el exterior.

-Puede ser. Quizá la gente ve que se le brindó esta posibilidad a un técnico al que no ve usualmente. Porque quizá siempre se apunta al técnico de moda o al que salió campeón. Sé que hay una costumbre a eso y no tengo problemas, pero yo estoy acostumbrado a dirigir por cosas importantes, esto no me cayó del cielo. Tengo un recorrido en mi carrera, que algunos considerarán que es poco y otros no. Pero lo más importante es que yo me siento capacitado para esta situación de Vélez. Estoy preparado para este momento.

-Y ahora en Vélez, ¿buscás que se reconozca tu trabajo?

-No me planteo tener que demostrar nada. No pienso que ahora es mi momento y no habrá otro. Yo no estoy de acuerdo con eso de que el tren pasa una sola vez en la vida. Esa no es mi filosofía de vida. Es como ponerse un límite. Porque si Vélez no era ahora, podía haber sido más adelante. Sólo me interesa trabajar y estar tranquilo. Fue Vélez y es fantástico, pero si no era Vélez podía haberme ido a otro país. Yo trabajo y lo hago donde me siento cómodo. Soy un adicto a la profesión que ejerzo.

-¿Hay cada vez más locura en el fútbol?

-Bueno sí, el fútbol es resultados. Le guste a quien le guste es resultados. Si ganás estás bien, si no ganás estás mal y no tenés continuidad.

-¿Y a vos te gusta eso?

-A mí me gustaría que en un trabajo haya una continuidad. Sino, ¿cómo desarrollás un trabajo? Pero no es lo que me gusta a mí, es lo que hay. Pero todo es en base a los resultados, si no los conseguís no te dejan desarrollar nada.

-Y vos están en un club que apuesta a ese desarrollo...

-En la medida que yo gane. Por más que sea Vélez o el que sea. Yo tengo que ganar para sostenerme en el cargo, de lo contrario es muy difícil seguir. En el fútbol argentino es así. Yo me preparo de esa manera. No hago planes a futuro. Trato de dar lo máximo en este campeonato, poner el equipo más competitivo que tenga y prepararlo para conseguir algo de entrada. No puedo esperar para el otro torneo. Me preparo de esa manera, porque no sé si voy a estar yo más adelante. Yo lo pienso así y lo vivo así.

-Dentro de la discusión entre los equipos que juegan bien y los que se cuidan más en función de obtener un resultado, ¿a cuál te acercás más?

-A ninguno de las dos. Porque en el fútbol no sólo tenés que saber atacar, sino también defender. Para mí es tan bueno el que permanentemente ataca así como el que se defiende y lo hace bien. Así que, ¿quién tiene la verdad en el fútbol? Vi equipos importantes que te esperan y salen muy bien de contraataque. Otros que te aprietan en campo contrario y les da resultados. A mí me gusta el equipo que hace las cosas bien.

-¿Y qué entendés vos por hacer las cosas bien?

-Para mí no solamente juega bien el que ataca, convierte y después en su arco sufre como loco. Tiene que haber un equilibrio. Y no me gustan los rótulos de ofensivos o defensivos, no creo en esas cosas. Cada uno hace lo que puede con lo que tiene en el lugar que está. Eso forma parte de la inteligencia del entrenador. Me gustan los equipos agresivos, los que proponen y respeto mucho a los que se defienden. Hay que saber resolver cada problema. Yo lo que quiero es que Vélez sepa resolver los problemas que se le presentan, sin pensar en el rival.

-¿Qué sentís que tiene tu equipo para estar en la punta?

-Tiene un alto grado de madurez. Hasta acá mostró regularidad, fue superior al rival; quizá con River se repartió el protagonismo, pero después, en el resto de los partidos, Vélez ha predominado y eso lo llevó a estar arriba.

-¿Vos qué le aportaste?

-No quiero que Vélez espere lo que propone el rival. Quiero que decida qué hacer antes que el otro. No importa el rival ni el lugar, nunca hay que dejar de salir a buscar un partido. Ese es el mensaje para los muchachos.

-¿Vélez es el mejor equipo?

-Escucho lo que se habla. No todos coinciden en que es el mejor equipo. Me parece que es razonable que lo piensen. El mejor es el que gana el campeonato, ese es mi pensamiento. Y todavía faltan varias fechas para decir quién es el mejor.

-¿El equipo tiene tu sello?

-No puedo responder eso, porque no lo pienso. Lo único que quiero es que Vélez gane y que pueda dejar la mejor imagen posible dentro de un campo de juego. Después... "sello", no me gustan esas cosas. Creo que lo tiene que decir la gente si eso sucede.

7 goles recibió Vélez en el Clausura. Es el equipo con la valla menos vencida del torneo. Sólo le marcaron más de un gol en un partido: en el éxito ante Colón por 4-2, por la 11» fecha.

Ficha personal

* Fecha y lugar de nacimiento: 10 de febrero de 1958, en Tapiales.

* Trayectoria como jugador: Boca (1978-1980 y 1981-1984), Sarmiento (1981), River (1985), América de Cali (1985-1988), Vélez (1989-1992) e Independiente (1993-1994).

* Partidos y goles: 415 y 153.

* Trayectoria como técnico: San Martín, de Tucumán (1995), Talleres (1996-1997, 1998-2000 y 2001), Independiente (1997), Colón (2000), Quilmes (2002), Argentinos (2003-2004), América de Cali (2005), Independiente Santa Fe, de Colombia (2006), Universitario, de Perú (2007-2008), y Vélez (2009).

* Títulos como técnico: Copa Conmebol 1999 (Talleres) y Torneo Apertura de Perú 2008 (Universitario).

Comentá la nota