García ratificó la disposición sobre las guardias de los residentes

El titular de la institución estatal rechazó el recurso de revocatoria presentada por el abogado de los residentes, Luis Carreño. Los residentes de Medicina de Familia habían sido afectados a cubrir guardias en diferentes servicios.
El director del Hospital Enrique Vera Barros, Luis García rechazó ayer el recurso de Revocatoria presentado por el abogado patrocinante de los médicos residentes, Luis Carreño en contra de la disposición interna 4.122 del 30 de diciembre último informaron fuentes oficiales.

Esta disposición afectó a los residentes del Servicio de Medicina de Familia que debían cubrir guardias médicas en los servicios de Guardia Central, Traumashock, Emergencia 107 y Terapia Intensiva Infantil.

En ese momento los residentes expresaron su negativa de cumplir con la determinación porque consideraron que no estaban capacitados para esa tarea y que, por lo tanto, estarían poniendo en serio riesgo no sólo la vida de los pacientes sino su futuro profesional.

Por ello, Carreño presentó un recurso vía administrativa cuyo plazo venció ayer y fue finalmente respondido por García.

Mediante esa resolución "se procura asegurar la prestación del servicio esencial de salud reforzando a los médicos de planta en los lugares necesarios".

La medida comunicada oficialmente al ministro de Salud, Gustavo Graselli, fue adoptada mediante la disposición interna N° 317, firmada por el titular del hospital.

La información oficial dice que si fue admitida formalmente el recurso de revocatoria interpuesto, la nueva disposición suscripta por el director del Hospital, establece rechazar sustancialmente el recurso y ratificar en todos sus términos la disposición 4.122 de fines del año pasado.

Argumentos

En los considerandos de la nueva disposición, se indica que "se actúa dentro de las facultades y atribuciones establecidas en la legislación vigente y aplicable, no existiendo argumentos de peso que indiquen la conveniencia de variar el criterio adoptado oportunamente".

Sostiene además que el sistema de Residencias Médicas, en el cual se encuentran incluidos los recurrentes, instituye como director de la Residencia Hospitalaria al director del nosocomio, en el cual, la misma se desarrolla asignándole funciones ejecutivas y de coordinación.

Asimismo, señala que tal como lo establece el artículo 2° último párrafo del Reglamento de Residencias de Salud del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, por Resolución N° 323/02, la actividad del residente debe realizarse con dedicación exclusiva, en forma personal y bajo supervisión.

Menciona además el artículo 3° apartados 1 y 12, estableciendo la obligación del residente de rotar en diferentes servicios, siempre realizando las tareas bajo supervisión de los médicos de planta, encargados de sector o jefes de sala.

"No se sostiene el fundamento vertido por los recurrentes en cuanto a que con la medida adoptada se estaría dejando en manos de profesionales no capacitados a la comunidad. De ello se sigue que no existe en modo alguno, transgresión o discordancia con las normas constitucionales y se garantiza la eficaz prestación del servicio de salud de acuerdo a las necesidades de la comunidad.

Situación excepcional

La resolución también expresa que "existe una situación de excepción en la institución que obliga a la suspensión o postergación de licencias para cubrir las necesidades de servicio" y que dicha situación "afecta a muchos profesionales del hospital y no sólo a los recurrentes".

Esto está contemplado en el artículo 48° inciso a, punto 4 -2° párrafo de la Ley N° 3870/79, normativa vigente y de aplicación supletoria considerando la naturaleza del ente.

Puntualiza también que "no se observaron los recaudos administrativos que hacen a la solicitud y otorgamiento de la licencia reglamentaria, establecidos tanto por la Ley Administrativa Nacional como Provincial".

Comentá la nota