García Larraburu abogó por un consenso para 2011

En un repaso por la política provincial dijo que su partido debe construir un acuerdo que le permita tener la posibilidad de acceder al gobierno rionegrino. Destacó las chances de Miguel Pichetto por sobre las de Carlos Soria.
La legisladora justicialista, Silvina García Larraburu, destacó las posibilidades del senador nacional Miguel Pichetto para ser el candidato a gobernador en 2011 y destacó en ese sentido que hoy hay un mayor reconocimiento de la ciudadanía rionegrina hacia la figura del parlamentario.

Durante una entrevista con Al Día, la legisladora barilochense también pensó la situación en torno a las diferencias que históricamente abundaron en el seno del justicialismo y que bloquearon las posibilidades de llegar a ocupar el gobierno provincial desde el regreso de la democracia.

García Larraburu dijo que los rionegrinos "esperan un cambio" y abogó porque el PJ pueda encarnarlo.

Por otra parte, también dijo que el gobierno provincial nunca perdió el apoyo de la administración de la presidenta Cristina Fernández y al respecto consideró que la provincia ha recibido más recursos de los que debía.

Al Día: -¿Cuál es la visión general sobre la situación política en Río Negro?

García Larraburu: -Fundamentalmente lo que creo es que hay una gran necesidad de cambio en Río Negro, tenemos que trabajar de cara a 2011, en poder encarnar este cambio que la sociedad rionegrina está pidiendo y poder convertirnos definitivamente en una alternativa que el pueblo de Río Negro considere como para poder, a partir de 2011, poner a Río Negro en el lugar que se merece como una provincia rica, con una gran potencialidad, pero que está muy mal gestionada y gobernada, y en este sentido, empeorando en los últimos años.

La alternancia en el poder es fundamental porque cuando hay recambio se produce una oxigenación que también fortalece las instituciones.

AD: -¿Y qué le ha faltado al justicialismo para llegar a ser esa alternativa de poder, teniendo en cuenta que líderes no le han faltado?

GL: -Tengo en el recuerdo la última elección y que en lo personal todavía me duele porque teníamos un excelente candidato como el senador Miguel Pichetto, que yo creo que hubiese sido un muy buen gobernador, una persona que gestiona, que trabaja. Es un hombre que aun con lo comprometido que está con los temas nacionales está permanentemente haciendo gestiones por Río Negro, por los intendentes, los concejales que se lo piden, los legisladores, la gente en general. El ejemplo más claro es la Universidad de Río Negro, a la que al principio muchos boicotearon pero que hoy es un ejemplo exitoso que sin dudas va a tener el valor en la historia de ocupar algunas hojas de los libros. Estas son las cosas que en definitiva hacen a una diferencia en cuanto a la forma de visualizar la política.

AD: -¿Y Pichetto podría convertirse nuevamente en una opción de gobierno en 2011?

GL: -Creo que Miguel sin dudas tiene muchas posibilidades, creo incluso que en la ciudadanía tiene un mayor reconocimiento que el que tuvo en la campaña; hay mucha gente que hoy, mirando hacia atrás, se lamenta de que no haya llegado al gobierno y quizá en el 2011 tenga la oportunidad.

AD: -Estas diferencias internas que se han conocido últimamente en el justicialismo entre los sectores de Soria y Pichetto, ¿se pueden zanjar o van camino a profundizarse?

GL: -Lo que me parece es que lo más inteligente sería que hubiese un acuerdo entre ellos dos, que son los mayores referentes que tenemos y puedan sentarse a consensuar y trabajar en la propuesta que mucha gente está esperando. De no ser así tenemos que ir a una interna, que no es lo ideal, pero que puede ser una buena instancia para definir cual es el mejor candidato o quien es al que los compañeros están apoyando.

El que pierda en esas eventuales internas tendrá que apoyar y trabajar en pos de la persona que triunfe y generar un proyecto conjunto.

AD: -Pero históricamente esto no ha sido así…

GL: -Eso es lo que lamentablemente nos ha impedido ser gobierno y cuando analiza los resultados parciales de elecciones municipales o cuando lee qué pasó en la campaña en la que Pichetto fue candidato a gobernador y si se suma hay algo que no cierra, pero me parece que estas son las cosas que no se pueden repetir y hay que tener un mayor compromiso y trabajar para ser gobierno, por todo lo que esto significa. Está claro que no sirven los proyectos personales por sobre una alternativa de gobierno en Río Negro.

AD: -¿Pasó algo de esto entonces en las últimas elecciones?

GL: -Y cuando uno analiza los resultados de la elección provincial y por cuanto se ganó en los municipios que eran nuestros y después cuando se compara con el resultado de gobernador queda claro que si hubiesen trabajado para la gobernación de Pichetto como trabajaron para la intendencia hoy seríamos gobierno. Pero no sirve mirar para atrás, me parece que todos sabemos qué es lo que pasó, tenemos que aprender de los errores del pasado, pensar hacia el futuro de otra manera. Este es el gran desafío que tenemos nosotros.

AD: -¿Cuál es la lectura de la relación que ha mantenido el gobierno provincial con el nacional?

GL: -El gobierno nacional se ha comportado de una manera excelente con el gobierno de Río Negro, le ha enviado más recursos de lo que esta gestión merecía por como estaba haciendo las cosas. Hay un compromiso muy grande además de sostener a este gobierno y de colaborar. Hay que destacar que todas las obras importantes que se están ejecutando en Río Negro son a partir de una decisión de la presidenta Cristina Fernández. Este gobierno se ha sostenido porque hay una voluntad del gobierno nacional de colaborar, apoyar y estar presente.

Comentá la nota