García Díaz: "En boliches y bares en general se vende droga"

El secretario de Prevención de la Drogadicción y Lucha Contra el Narcotráfico de Córdoba reconoció la existencia de una red de venta de estupefacientes en establecimientos de la noche cordobesa. Dijo que la Provincia se prepara para lanzar un plan de largo alcance que prevé terminar con el flagelo.
El secretario de Prevención de la Drogadicción y Lucha Contra el Narcotráfico de Córdoba, Sebastián García Díaz, se sumó ayer a las denuncias del titular de la cartera municipal de Control Integral de la Vía Pública, Javier Pueyrredón, y reconoció que existe en la ciudad una red de venta de drogas en establecimientos bailables, aunque afirmó que su comercialización no es un problema exclusivo de los after hour, sino que "en los boliches y bares en general se vende".

En diálogo con LA MAÑANA, el funcionario señaló que la situación no es desconocida por las autoridades provinciales y aseguró que se encuentra trabajando en el lanzamiento de un proyecto de largo alcance "inédito en el país, que pretende terminar la venta de drogas a nuestros jóvenes".

A tono con las fuertes declaraciones publicadas ayer por este diario, García Díaz señaló además que actualmente "el 50 por ciento de los jóvenes afirma que consigue la droga en bares y boliches, según un informe del Sedronar" (Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico).

"No estoy al tanto de la situación particular de los after hour, pero sí sabemos que en general en bares y boliches se vende droga", dijo García Díaz.

Ayer, este medio publicó las duras acusaciones hechas por el flamante titular del área de Control Integral de la Vía Pública de la Municipalidad, Javier Pueyrredón, quien aseguró que muchos empresarios de la noche "no tienen nada que perder" ya que se "dedican a la comercialización de drogas y a la prostitución". "Es un secreto a voces esto. Ya no sabemos cómo hacer para controlar la noche, sobre todo a los empresarios de los after hour, estos boliches después de hora que funcionan desde las cinco de la mañana y que están habilitados como bares. El tema es que se está yendo de las manos", señaló Pueyrredón.

Además, el funcionario afirmó: "Lo más complicado es que estos lugares -siempre hablando de los after hour-, funcionan a puertas cerradas. Vos golpeás y no te abren. Una vez adentro te podés encontrár con que no sólo se baila, sino que hay camas y mucha droga", agregó.

"Yo no niego que exista la venta de drogas en los after hour, digo que no estoy al tanto de esa situación particular. Lo que sí puedo afirmar, porque incluso el Sedronar hizo un informe, es que es una realidad de bares y boliches", señaló García Díaz.

El titular de la Secretaría de Prevención de la Drogadicción aclaró que la Provincia se encuentra actualmente trabajando junto a la División de Drogas Peligrosas de la Policía, "haciendo controles boliche por boliche". "Los efectivos hace dos meses que se visten de civiles y asisten a distintos establecimientos nocturnos en la zona de las Sierras Chicas. La idea es ir por lo grande y desbaratar las redes del narcotráfico. Hacemos esto justamente porque estamos al tanto de que la noche es un atractivo para los comerciantes y los jóvenes son el blanco", afirmó.

Más descontrol

Paralelamente, el funcionamiento ilegal de establecimientos bailables continúa siendo moneda corriente. Ayer a la madrugada, la Municipalidad clausuró un salón del Hipódromo de barrio Jardín, donde se desarrollaba una fiesta electrónica con la asistencia de unos 2.800 jóvenes.

Según los inspectores, la medida de cierre fue dictaminada luego de que se constatara que la habilitación comercial sólo permitía el ingreso de 120 personas.

En este sentido, Pueyrredón precisó: "Fue clausurado por inobservancia de medidas de seguridad", ya que el lugar estaba habilitado como salón de fiestas para 120 personas y "había alrededor de 2.850", detalló el funcionario y destacó que el municipio inició un "estricto control de la noche" en la ciudad.

"La noche de Córdoba se ha convertido en tierra de nadie y está totalmente fuera de control", reiteró el funcionario.

Comentá la nota