García no consiguió la lista espejo y renueva Menoyo

El intendente de Vicente López, se quedó sin la posibilidad de armar una lista propia y jugar a dos puntas, armó una lista para competir con sus ex correligionarios y no puso representantes del FPV: el enojo del Japones.
Tras caerse el acuerdo que intentó establecer con el kirchnerismo, quienes finalmente tendrán lista propia, García tuvo que armar lista para renovar al menos los tres ediles propios que obtuvo en la legislativa de 2005, donde hizo su peor performance electoral.

En esa oportunidad la lista de concejales fue encabezada por José Menoyo, quien apunta a renovar la banca y reivindicar la mala elección del oficialismo. En esta oportunidad seguido por Carlos Gimenez (ex concejal, funcionario municipal); Marta Guardo (Renueva; ex Recrear) y Alberto Expósito (Ex -concejal, Cantor y ex candidato a Ombudsman local).

La falta de acuerdo con el kirchnerismo que le sirvió de paraguas protector en los últimos años a falta de partido político -tras su expulsión de la UCR- llevó a Enrique García a intentar con este armado de candidatos, recuperar la voluntad de algunos radicales, convocando a ex concejales para volver a un deliberante, que le resulta cada vez más adverso, y del que se presume perderá la mayoría "automática" lograda a fuerza de acuerdos con ediles seudo opositores coptados por el oficialismo veinteanial de Vicente López.

El puesto que por el cupo femenino le tocó a Marta Guardo, era disputado por varios sectores del riñón del "japones" donde querían ingresar a la "lechuguita" Zulma Faiad, pero al parecer la compañera de bloque del ex vecinalista "oficializado" renovó lealtad con las filas de García, tras cuatro años de participación a mano alzada y con escasas inciativas en el deliberativo.

En diciembre pasado, Alberto Expósito estuvo a punto de conseguir ser electo como Defensor del pueblo de Vicente López, pero el impedimento legal existente merced a la participación de Expósito en la creación del cargo, obligó a la oposición a no avalar la postulación del delfín de García, y ex empleado municipal en el área de cultura.

No obstante la presión de García y sus concejales, primó la legalidad y hasta los socios circunstanciales del oficialismo, se negaron a apoyarlo. En represalia, el intendente desactivó de facto la defensoría, y como premio consuelo, le otorgaría a Expósito la banca de concejal.

El caso de Giménez, es un mensaje para intentar una reivindicación con sectores del radicalismo, a los que García pretende desactivar, ante la imposibilidad de volver a ser correligionario, por su incondicional apoyo al kirchnerismo, aún en medio de la caída de la concertación plural.

En un acto previsto para la noche de ayer, García había anticipado que realizaría el anuncio, pero como no pudo negociar e ir en dos listas al mismo tiempo ("o te jugás con nosotros o estás afuera" le habrían advertido) rápido de reflejos y corto de lealtades, García reformuló la estrategia y sólo se dejaron trascender 4 ediles de los 24 que deberán integrar la lista entre titulares y suplentes.

Lo que nadie pudo confirmar es por qué partido político irá: el PJ le dijo que no; en el Frente para la victoria, no le dejaron ir a dos puntas; en el Unión PRO, hizo lo posible por negociar que ingresen los mas permeables, con resultado incierto; en la Coalición Cívica, no pudo conseguir mas que confundir a los de segunda línea. Desde el sector de Cobos, no le dan pista, el Socialismo prácticamente no existe, y los dirigentes locales de la UCR no lo pueden ver. El vecinalismo, encabezado por Javier Varani, está lejos de algún acuerdo directo con García, por lo que se especula intentará reflotar algún sello partidario como el AVC o alianza con otros sellos como la Democracia Cristiana o el PaUFe, como ocurrió en la elección anterior.

Comentá la nota