Se garantizará el derecho a la información pero hasta ahí nomás

Como si el ejemplo que dieron los jueces que juzgaron a los miembros de la dictadura del ’76, por delitos de lesa humanidad, no bastara, puesto que dejaron trabajar con mucha libertad a la prensa, el Jurado de Enjuiciamiento que juzgará a la juez Marta Freites de Fiesta, el próximo 3 de noviembre como lo adelantara Periodistas en la red, estableció disposiciones para el trabajo de la prensa, argumentando "el objeto de garantizar la debida información pública del desarrollo de la audiencia y el conocimiento de las motivaciones del enjuiciamiento de la Magistrada aquí denunciada", pero se establecen más límites al trabajo periodístico que libertades anheladas.
El Jurado ha resuelto que "podrá ser televisado en oportunidad de darse lectura de la acusación y su responde, los alegatos de las partes -si las mismas prestan expresa y previa conformidad- y la lectura del veredicto, pudiendo disponerse en cualquier momento el corte de la transmisión si las circunstancias así lo aconsejen".

Se dispone, además, que "la publicidad de la declaración de la denunciada, los testimonios de los testigos, oralización de los documentos y demás aspectos fundamentales de la prueba a rendirse en la audiencia", no podrán ser emitidos en directo, ni por radios ni por televisoras, pero como si fuera poco "el periodismo podrá ingresar a la Sala de debate oral en calidad de particulares, sin poder utilizar máquinas fotográficas, grabadores, teléfonos celulares o aparatos de televisión y/o demás elementos que puedan perturbar el normal desarrollo del debate".

Comentá la nota