Gándara quedó en manos de los supermercados chinos

El secretario general de la cámara, Miguel Calvete, confirmó a Infobae.com que directivos junto a inversores chinos adquirieron la tradicional marca láctea por 7 millones de dólares

Integrantes de la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos (CASRECH) e inversores de la República Popular China adquirieron Gándara, una de las empresas lácteas más tradicionales del país.

La cámara se hizo cargo de la planta de Lezama, como así también todas sus marcas, en una operación que involucró 7 millones de dólares, al participar de un remate judicial ordenado tras la quiebra de la firma.

El secretario general de la cámara, Miguel Ángel Calvete, explicó a Infobae.com que "en la tarde de hoy directivos de la CASRECH realizaron la compra en conjunto con un grupo inversor chino, al hacerse cargo de una deuda. El aporte de fondos lo hizo el grupo chino para el desarrollo de una actividad industrial en Argentina".

"Se compró la marca y todo el branding, que incluye a otras marcas tradicionales del negocio lácteo argentino como el postre Sandy y el queso Saavedra y por la operación de se pagaron siete millones en el remate", agregó.

En la fábrica, ubicada en la localidad bonaerense de Lezama, partido de Chascomús, en 60 o 90 días comenzarán los trabajos de remodelación y reequipamiento, para su nueva entrada en producción tras el cierre concretado años atrás.

Calvete subrayó que "se mantendrán los 50 puestos de trabajo y para dentro de unos meses hay un compromiso para tomar gente de la zona".

Aclaró que la iniciativa es ambiciosa, pues "la idea es invertir en un negocio para todo el supermercadismo, no solo para abastecer a los supermercados de la cámara. Es un proyecto industrial que incluso tiene la finalidad de exportar".

La planta de Compañía Láctea del Sur (ex Parmalat Argentina) fue adquirida en el año 2004 por el empresario Sergio Taselli, quien luego de haber anunciado un fuerte plan de inversiones, la presentó a concurso de acreedores con una deuda de 230 millones de pesos.

El colapso financiero llevó a la firma a presentar la quiebra. La ex Parmalat fue entonces puesta a remate por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 25, junto con todos los bienes que la integraban, etre ellos, la histórica marca Gándara.

Los supermercados y autoservicios de residentes chinos vienen aumentando con fuerza su participación en el negocio supermercadista, a tal punto que ya dominan el 37% de la torta total, según el último informe elaborado por la consultora AC Nielsen.

Comentá la nota