“Mis ganas de seguir viviendo son las mismas que tiene el tren de perdurar”

Vicente Moyano trabajó durante 30 años en los Talleres de Tafí Viejo. Rescató el valor de la actividad para la ciudad.
En los ojos vidriosos de Vicente Moyano, de 79 años, quedaron impresos cientos de salidas y llegadas de los trenes de la Estación de Tafí Viejo. El pasea por los andenes y desempolva los recuerdos que recopiló durante los 30 años en que trabajó en los Talleres. “Primero estuve encargado del buffet y después me pasaron a la sección Tapicería, donde también trabajaba mi hermano”, rememora.

Vicente detalló que en los Talleres se ponía el acento hasta los últimos detalles de los vagones. “El tren representaba muchas fuentes de trabajo porque aquí se hacía la carpintería, la pintura, la tornería, la vidriería y todo lo que se necesitara. Esta actividad hizo a Tafí Viejo: le dio vida”, valoró.

Vive a dos cuadras de la estación y cuando vio que los trabajos comenzaron creyó que era un sueño. “Había perdido la esperanza de que reviva el monstruo. Ojalá que dentro de unos años reabran a pleno los talleres”. Moyano afirma que la vuelta del tren traerá muchos beneficios porque abaratará el costo del transporte hacia la capital. Y lleva la cuenta de las veces que diferentes presidentes anunciaron vanamente la reactivación. “Vimos muchas veces esa película. Y si volvieran a incumplir, los taficeños estaremos cargados de paciencia y tolerancia: hemos aguantado todo”, explicó.

El prefiere seguir creyendo y cuenta qué sintió cuando se enteró de la noticia. “Me dieron ganas de vivir -confesó-. Mis ganas de seguir viviendo son las mismas que tiene el tren de perdurar”.

Comentá la nota