Ganaderos sorprendidos piden informes al Senasa sobre la presencia de anabólicos en la hacienda

Tres productores chaqueños que estaban a punto de enviar hacienda al exterior imprevistamente se enteraron de que sus animales habían consumido anabólicos cuya aplicación a la hacienda está prohibida, y quedan de esta manera afuera del circuito por tres años.
La sorpresa no sólo fue para los hacendados, sino también para las entidades ganaderas que se enteraron de la situación cuando los productores manifestaron su preocupación en una situación confusa, donde el organismo nacional de contralor, el Senasa, mantiene silencio.

Tres establecimientos de esta provincia que producen desde hace años para enviar carne certificada al exterior de pronto se enteraron a través de una comunicación brindada por el Senasa de que su hacienda había consumido anabólicos. El sangrado se realizó hace tres meses y se hizo conocer a los productores que estaban por embarcar hacienda.

El Senasa dispuso la clausura de los campos y por dos años no podrán vender hacienda.

Los ganaderos están dispuestos a realizar una acción judicial contra el Senasa pero por ahora solicitaron una contraprueba debido a que los remedios que se aplican a los animales están habilitados por el organismo nacional. Uno de ellos ofreció la lista de lo que venía aplicando en los últimos cuatro años.

El gobierno provincial, a través del ministro Enrique Orban, admitió ayer que se envió un pedido de aclaración a las autoridades del Senasa, pero confirmó que la tarea de sangrado y análisis se realiza a través de una tercerización de servicios.

Ayer se intentó contactar con las autoridades del Senasa local; pero se informó que los responsables se encuentran en la Capital Federal hasta mañana.

"Fue una sorpresa que se registrara la presencia en los campos del Chaco, en especial porque los dueños de la hacienda tienen marca líquida y según los dueños nunca usaron anabólicos. Nunca se puede cometer este tipo de errores por productores que trabajan para obtener mejor precios, cumpliendo la estricta reglamentación", dijo en el programa Marca Chaco que se emite por Radio Chaco el productor y a la vez integrante de la Sociedad Rural Enrique Dalsegio.

Explicó que hasta ahora son suposiciones porque el Senasa no informó de qué producto se trata ni sacó ningún comunicado respecto de la aparición de anabólicos. De todas maneras, los productores donde se realizó el sangrado confirmaron la comunicación del organismo sanitario nacional y están muy preocupados. No sólo ellos, sino también los que trabajan con hacienda para exportar.

El Senasa es el encargado de autorizar los remedios para el ganado y, si no es así, habrá que investigar a los laboratorios porque no se puede vender ni aplicar anabólicos en el país.

Consideró el dirigente ruralista que para el Chaco es un antecedente muy serio. Todo esto es muy sospechoso porque nadie que cría novillos para exportación aplicaría anabólicos. Asimismo estos animales están caravaneados, controlados especialmente por el Senasa porque además los cortes son analizados cuando la carne llega a Europa.

Advirtió que con esta situación no sólo se cuestionará al Chaco, sino a todo el país porque también estará en la mira desde el exterior. El trabajo de sangrado está tercerizado y habrá que averiguar cómo se hicieron los estudios por lo que el Senasa tendrá que brindar la información específica y actuar seriamente. Hacer los estudios nuevamente para aclarar sobre el tema porque está causando un tremendo daño y si esto ocurre en el Chaco no quiero pensar lo que puede pasar en otros puntos del país, terminó diciendo.

Comentá la nota