Los ganaderos se deshacen de sus vacas y las venden al menor precio en 14 años

Los ganaderos se deshacen de sus vacas y las venden al menor precio en 14 años
Al desincentivo de la producción ganadera por los controles de exportación se sumó la baja del precio y, ahora, la liquidación de rodeos por la llegada del invierno
La foto del negocio ganadero es deprimente. Pero la película está lejos de ser un éxito de taquilla. La faena de hembras llega a sus máximos históricos, superando cómodamente la mitad del total de animales sacrificados, y sin motivación para continuar en el negocio, los ganaderos venden sus animales a valores irrisorios.

El promedio de precios por kilo de carne en la categoría vacas, que es la "fábrica" de la carne, no paró de bajar en los últimos 10 años hasta alcanzar un valor de $1,41 por kilo en mayo, el menor en los últimos 14 años. Así lo indica el último informe periódico de hacienda que publica la asociación de productores Aacrea.

El precio promedio de la vaca en los últimos 10 años fue de $ 2,03 por kilo, valor que tuvo una leve baja en el promedio del último quinquenio ($ 2,01). El valor sufrió una nueva baja en los últimos dos años ($ 1,92 en el promedio) y cayó a $ 1,82 en el último año.

Según Aacrea, si se considera que desde la devaluación a la fecha la inflación fue de 236%, el precio de la vaca debería ser hoy de $ 4,73 por kilo, "sólo para mantener el mismo valor que en aquel momento". Desde allí, el precio tocó un techo a fines de 2002, cuando alcanzó los $ 2,60 por kilo. Sin embargo, descontando la estacionalidad, el precio de la categoría no dejó de bajar desde entonces.

A partir de 2006, el control sobre las exportaciones de carne empezó a desincentivar el negocio. Sin embargo, los precios internacionales de la hacienda, que fueron récord en el primer semestre de 2008, mantenían las esperanzas de un futuro mejor. Pero la crisis internacional que recortó las cotizaciones externas a la mitad, y la posterior sequía, echaron por tierra todos los panoramas favorables.

Desde principios de 2009, los ganaderos están liquidando animales porque la escasez de pasturas, primero por la sequía y ahora por el frío, impide mantener el rodeo en el campo. Por eso, la sobreoferta de animales se mantiene y deprime los precios, no sólo de las vacas, sino de todas las categorías en general.

Entre abril y mayo, las vacas bajaron 8% (hasta $ 1,41 por kilo) y los terneros cayeron 6% (a $3,60 por kilo), según los relevamientos de Aacrea.

La baja es, además, consecuencia del mal estado de los animales, muchos de los cuales nacieron ya con la sequía instalada en los campos argentinos.

Mientras las perspectivas climáticas no mejoran, especialistas estiman que habrá hasta 4 millones de terneros menos en 2010.

Comentá la nota