Ganadería y situaciones de riesgo

Mientras la sequía que azota a la región, según afirman expertos y memoriosos, ya resultaría superior a la histórica de 1961/1962, la ganadería ingresa cada vez más en una verdadera encrucijada.
"Es un negocio que se cae a pedazos", aseguró el productor Fredy López, del distrito de Adolfo Alsina.

Entre otros problemas, debido a la falta de pasturas resulta común observar a animales alimentándose a la vera de los caminos, donde todavía quedan algunas reservas.

Esta situación ya comenzó a producirse pese a que habitualmente recién se observa a la salida del invierno, cuando las pasturas no alcanzaron o ya están en caída. Pero nunca a fines de abril o a principios del corriente mayo.

Claro que esto conlleva un riesgo para el tránsito en las rutas provinciales y nacionales, así como en los accesos y en los caminos vecinales, tal como demuestra la imagen.

Comentá la nota