Los Ganácticos

ESPAÑA / REAL MADRID 3 - DEPORTIVO 2: El Real Madrid se cargó de figuras, pero apenas pudo ganar por un gol en su estreno en la Liga.
Le dicen el Floren Team, simpático apodo adoptado a raíz del nombre del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez. Pero puede no ser sólo por eso. Este equipo, ahora dirigido por Manuel Pellegrini, sumó estrellas que le auguran, al menos, un floreo estético. Algo de eso mostró ayer, en su debut en la Liga, al vencer 3-2 al Deportivo La Coruña. Hubo caños que partieron de los pies de Kaká, amagos, arranques, desbordes y frenadas de Cristiano Ronaldo, tacos de Benzema, la inmortalidad goleadora de Raúl y el enérgico esfuerzo de Lass Diarra, el mejor de la cancha aun por juego y un dolor de cabeza para Fernando Gago, quien vio desde el banco cómo el hombre que le robó su lugar se erigía como figura.

El nuevo Madrid mostró una implacable vocación ofensiva. Atacó desde siempre, aun descuidándose en el fondo, y ocupando todo el ancho del campo. Tuvo, sobre todo, constante desborde en Cristiano -que no logró enfocar ningún centro para sus compañeros-, y movilidad y ductilidad en los pies de Kaká. Las pequeñas sociedades funcionaron: Lass Diarra y el brasileño, éste con el portugués, Raúl y Benzema. El 1-0 llegó después de una brillante habilitación de Kaká para Benzema, cuyo remate se desvió en Aranzubia, dio en el palo y le quedó servido a Raúl. El empate -tiro libre de Juca y cabezazo de Riki, abandonado por Albiol- pareció enfriar al Real, pero duró poco: Diarra habilitó a Raúl, el arquero le cometió penal y Ronaldo puso el 2-1.

El Depor volvió a igualar antes del minuto del ST (gran derechazo de Valerón), y fue lo último que hizo: el Real le manejó la pelota, lo acorraló, se puso 3-2 (bombazo de Lass) y siguió intentando. Apabulló a su rival con remates desde todos lados (27 en total) y, siempre dejando huecos en defensa, redondeó un estreno que tuvo apenas el resultado que buscaba, con estrellas de otra galaxia.

Comentá la nota