La gamela de uvas finas tiene como piso $1,50 y hasta $2,00

Es lo que está recibiendo el cosechador por cada tacho de uva. En algunas fincas el precio trepa a los $2.00.
La temporada de cosecha de uva ya comenzó, y lo hizo como todos los años con las variedades de uvas finas blancas y tintas. La tarea en los parrales se inició en los últimos días del mes pasado y son estos varietales los que demandan más dedicación por parte del obrero de viña, pero también el precio que se paga es más alto por gamela completa, y es por eso que su valor se acuerda entre la cuadrilla y el propietario de la finca.

Por estos días se está pagando como piso $1,50 y hasta $2,00 en algunos casos, aunque su valor puede trepar a cifras más altas dependiendo de algunas variables, según datos que maneja la Federación de Viñateros y empresarios locales.

Las uvas finas siempre se cosechan primero que las uvas comunes porque consiguen antes la madurez necesaria y el grado. Para las comunes, el precio base o el piso se establece a través de paritarias entre empresarios y el sindicato vitivinícola que representa a los trabajadores de viña, que para esta temporada solicita un precio base de $1,50.

Variables que suben el precio

¿Por qué el precio de la gamela de uvas finas es más alto que el de las uvas comunes?. Existen varias razones que determinan la ecuación del precio para los varietales de mejor calidad.

Por lo general, el obrero de viña que se utiliza para la cosecha de estas uvas tiene más experiencia y es más avezado. Este dato no es menor, teniendo en cuenta que este tipo de cosechadores escasea por estos días en las cuadrillas sanjuaninas y los que hay, tienen un promedio de edad de entre 50 y 60 años, lo que significa que el rendimiento a lo largo de la jornada es más bajo.

En terreno, las fincas presentan características diferentes que no pasan desapercibidas y repercuten en el precio de la gamela. Se trata de condiciones que se deben tener muy en cuenta para establecer y acordar los valores con la cuadrilla.

Por un lado, el pago depende del estado del parral: es decir, si fue objeto de algún siniestro que resintió el rendimiento de la viña, porque ésto implica que el cosechador tendrá que estar más tiempo seleccionando los racimos, y en el final de la jornada la cantidad de tachos de uva cosechados serán menos, por lo tanto el precio de la gamela en estos casos se estima con un valor más alto.

En el caso que el terreno sea escarpado o que entre los parrales las malezas impidan el buen desempeño y tránsito de los obreros, también será una variable a tener en cuenta y se acuerda el precio con la cuadrilla.

Por eso existe una ecuación para determinar cuánto se pagará al trabajador por cada gamela completa: si el obrero tiene más tiempo para completar un tacho de uva, el valor aumentará. Pero al mismo tiempo, si la situación en el parral es óptima ese precio se acomodará y bajará algunos centavos.

Comentá la nota