Gambetas de Echegaray por la declaración jurada de Kirchner

Gambetas de Echegaray por la declaración jurada de Kirchner
El periodista afirma que el jefe de la AFIP confirmó que ayudó al diputado con sus impuestos.
Por primera vez, y a pesar de las estrictas órdenes de Néstor Kirchner, un importante funcionario del gobierno tuvo que salir a responder por qué tres altos directivos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) viajaron especialmente a Río Gallegos para hacer algo insólito: corregir las irregularidades de declaración jurada del mismísimo ex presidente de la Nación.

La sorpresa y el desconcierto fueron muy visibles en la cara de Ricardo Echegaray, número uno de la AFIP, cuando el martes pasado Marcelo Zlotogwiazda, durante la última emisión de su programa "Palabras más, palabras menos", le preguntó si estaba al tanto de la información contenida en un capítulo de mi libro "El Dueño", titulado "El arreglo".

Echegaray no lo esperaba. Por eso el responsable de la AFIP solo balbuceó algunas frases de ocasión.

Lo importante, sin embargo, es que no desmintió ni una palabra de las afirmaciones contenidas en mi investigación a saber:

Que los tres directivos se tomaron un avión desde Buenos Aires hasta la oficina del contador de Kirchner en Río Gallegos, Víctor Manzanares, para corregir las "inconsistencias conceptuales" que se detectaron en "los cruces" de la declaración jurada del ex presidente con las de Lázaro Báez, Rudy Ulloa, Fernando Butti y Raúl Cantín (Ver "Los directivos ...").

Que la de Kirchner fue una de 17.141 declaraciones juradas de ganancias y bienes personales que fueron observadas por la AFIP en abril de 2009, porque tenía aspectos que "no cerraban".

Báez es socio de Kirchner en un fideicomiso inmobiliario. Su empresa, Austral Construcciones, en la principal beneficiaria de la obra pública en Santa Cruz. Sus empresas están acusadas de usar facturas truchas para encubrir un presunto pago de coimas. Ulloa fue cadete, chofer y fan número uno de Kirchner. Tiene un pool de medios en Río Gallegos que subsiste gracias a la publicidad oficial. Butti y Cantín figuran como asesores contables de Báez.

El ex presidente y sus amigos necesitaron corregir y ensamblar sus declaraciones juradas porque sus presentaciones habían sido observadas por la AFIP a través del sistema de monitoreo que puso en marcha Echegaray.

Nunca en la historia de la AFIP sus principales responsables viajaron hasta la oficina de un asesor para hacer más prolija de declaración de su cliente.

En su confusa respuesta a Zlotogwiazda, Echegaray no desmintió el viaje.

Tampoco puso en duda el encuentro entre Manzanares y sus subordinados. Solo interpretó, muy nervioso, que sus funcionarios no fueron para ayudar a Kirchner y sus amigos. El periodista, muy oportuno, preguntó:

-¿Pero es habitual que los funcionarios jerárquicos de AFIP visiten a .?

Y Echegaray, que a esta altura se había puesto demasiado nervioso, declaró:

¿ No, mire, hay que conocer los hechos reales . Los funcionarios de la AFIP van y notifican y visitan los domicilios fiscales y notifican a los contadores. Es una tarea común que parece que para algunos contribuyentes es intimación y para otros es solución de problemas . (Ver "Textuales ...")

A la mañana siguiente, quise comunicarme con Echegaray para pedirle la lista de los 17.141 contribuyentes que fueron observados por la AFIP en abril de 2009 y visitados en persona por los máximos responsables del organismo recaudador para aclarar sus inconsistencias conceptuales.

Todavía no obtuve respuesta.

Existen fuertes indicios que probarían que, después de la visita de los directivos de la AFIP a su contador, Kirchner fue tratado como un privilegiado.

Porque, contra lo que sucedió con la mayoría de las 17.141 declaraciones juradas observadas, la del ex presidente continuó siendo analizada en un área "más piadosa".

Fue a parar a la División de Fiscalizaciones Preventivas y no a la División de Fiscalizaciones Ordinarias o Profundas de la AFIP.

Una pequeña atención. Apenas un anticipo del posterior sobreseimiento relámpago del juez Norberto Oyarbide en la causa por enriquecimiento ilícito del matrimonio presidencial.

Comentá la nota