Galfré y la pobreza en la ciudad de Jujuy: "hoy se muestra como más desesperante porque el plan alcanza mucho menos"

Aunque poco se habla y no se conocen estadísticas, la pobreza es un fenómeno que no dejó de crecer en San Salvador de Jujuy. La secretaria de Desarrollo Humano de la Municipalidad capitalina, Ada Galfré, fue consultada por El Libertario sobre el panorama que se avizora desde ese nivel y dijo que se observa a sectores que aún con ingresos, están muy cerca de pasar a tener necesidades básicas insatisfechas debido al congelamiento de salarios y la carestía. Los que ya eran pobres están peor porque los planes sociales están congelados.
-En momentos en que otra vez hay gente que está "descubriendo" que hay pobres en la Argentina, qué panorama se observa en la ciudad más poblada de Jujuy?

-Yo lo que veo es que la situación de pobreza en la Argentina no ha cambiado. No es que dejamos de tener pobreza para volver a tenerla. Hay una situación como lamentablemente estabilizada con respecto a la pobreza, a las necesidades básicas insatisfechas. Pero sí, lo que veo además es un acrecentamiento de la merma del poder adquisitivo de clases que no son pobres, que son por ahí los empleados, de una clase media que está en un nivel mínimo y que puede caer en cualquier momento en niveles de pobreza aún teniendo ingresos. Porque al haber aumentado el costo de vida enormemente, se han estabilizado los sueldos, quedaron ahí y entonces hay un desfasaje bastante grande, entre la posibilidad como poder adquisitivo que tiene cada persona para cubrir las necesidades, yo no digo las necesidades básicas insatisfechas, yo aspiro a que se cubra un nivel de vida digno con respecto a los ingresos que se tienen.

-Según algunos datos que se tienen, aumentó la desocupación en Jujuy, hay otra vez ese clima de desesperación por el trabajo. ¿Ustedes lo están viendo así desde la Municipalidad?.

-Yo no dejé de ver la necesidad de trabajo en la gente, lo que pasa sí es que hoy se muestra como más desesperante el hecho de que un plan alcanza mucho menos ahora que hace un tiempo atrás. Entonces lo que por ahí oficiaba como una cortina de humo que no se notaba como una cuestión de desocupación, hoy es una realidad concreta frente a la necesidad de la gente. Si nosotros mirábamos los índices se exponía como que había descendido la desocupación porque se incluían los beneficiarios de planes.

Aparecen como si fueran un seguro de trabajo frente a la desocupación, pero no es gente que está activamente trabajando. Es una cifra mentirosa que hoy se ve real y palpablemente frente al hecho de que la plata no le alcanza, entonces queda más visible y más al descubierto.

-¿La Municipalidad lleva algún tipo de estadísticas sobre estos temas?

-Nosotros lo que estamos haciendo es un observatorio de todo esto, de todos los casos que llegan a la Secretaría, no lo estamos haciendo como una cosa numérica exclusiva de ir tomando nota caso por caso y lo que es la situación de pobreza porque estaríamos entrándonos solamente en un número.

Lo que nosotros estamos haciendo es construyendo los datos de todas las direcciones, de todos los servicios que se prestan, para unificarlos y de ahí hacer el diagnóstico de la situación socioeconómica, porque no es únicamente la cuestión centrada en el ingreso, sino también lo que se hace con el ingreso, cómo se destina ese ingreso, cómo se reparte ese ingreso, qué se prioriza con ese ingreso, que nos da la pauta a nosotros de qué servicios tenemos que brindar que son aquello a los que la gente no puede acceder por sus propios medios.

-La comuna, ¿sigue atendiendo comedores?

-Nosotros tenemos los Centros de Desarrollo Infantil que son cinco. En esos centros de desarrollo infantil los niños almuerzan y además tenemos servicio del comedor y merienda en la Escuela Marina Vilte. Así es que entre los CDI que tienen alrededor de 900 chicos, más la escuela marina Vilte suman más de 2000 chicos que están bajo programa.

Esto está financiado por la Nación en el 50%. No es que nos den el 50%, nos dan lo que nos corresponde, eso quiero aclararlo, pero si nosotros utilizáramos sólo el dinero que nos da la Nación para financiar los comedores, los chicos no tendría la dieta adecuada que necesitan, porque no alcanza la plata. Entonces el otro 50% de lo que significa como presupuesto para dar una alimentación adecuada se hace cargo del municipio y además se han agregado 39 centros de acción familiar que son destinados a capacitar, en distintas formas.

También una escuela de crianza a la familia, dos veces por semana. Trabajar con los niños de esa familia vulnerable con un refuerzo nutricional, una merienda que tienen los micro nutrientes necesarios, de acuerdo con el estudio de salud que se les ha hecho, control de talla y peso y demás. Se determina qué necesita, en este caso por ejemplo valores de calcio supongamos. Además tienen actividades recreativas y deportivas.

-¿Cuál es el barrio que ustedes ven como el con problemas más graves de pobreza?

-Esto está repartido, si bien siempre focalizamos la cuestión en Alto Comedero, muy cerquita del centro, en Punta Diamante es tremendo. Yo veo que es una mezcla si vamos al loteo vemos gente que ha prosperado y ha hecho su casita y están en mejores condiciones que, a lo mejor, el vecino que está en una situación de mayor decadencia. Lo mismo veo Punta Diamante, cifra y en muchos nuevos asentamientos, 28 Mayo, 25 Mayo ha trabajado muy bien y hoy en lo que era un asentamiento se transformó en un verdadero barrio.

Hay gente que se va instalando ilegalmente, cosa que también lo pone en situación de riesgo porque se instalan en las márgenes de los ríos, en terrenos que no son propios, terrenos aún del propio municipio por ejemplo que le dan una situación de irregularidad y además de inseguridad en todos sus términos.

Desde la Dirección de Hábitat y Vivienda Social estamos trabajando, en primer lugar para que los asentamientos ilegales puedan ser desplazados. La Comisión de Tierras donde interviene el municipio, conjuntamente con la Provincia, para que sean terrenos legales y además ahí convertir el asentamiento en un verdadero barrio, con los núcleos húmedos y con todos los espacios de infraestructura comunitaria necesarios.

Comentá la nota