"El GAFI evaluará si la Argentina cumple con las leyes antilavado".

El brasileño Rodrigues pidió controles eficaces; vendrá al país una misión a fines de año.
"En el último trimestre comenzará la evaluación del GAFI en la Argentina. En esta ocasión, como ocurre con otros países, a la Argentina no le bastará con mostrar que tiene leyes antilavado; se evaluará si la Unidad de Información Financiera, la fiscalía, los investigadores y la Justicia realizan su tarea con eficiencia", afirmó Antonio Gustavo Rodrígues.

El escenario que encontrará la misión del GAFI no es óptimo: desde 2006, la Unidad de Información Financiera (UIF) acercó a la Justicia 371 reportes de operaciones sospechosas y la Justicia sólo dictó tres condenas por lavado. Además, está pendiente ver cómo la Argentina aplicó la controvertida ley de moratoria y blanqueo, aprobada en diciembre.

Rodrigues, un diplomático brasilero formado en las filas de Itamaraty, es experto en asuntos financieros, representó a su país ante varios organismos multilaterales, trabajó en el Banco Mundial y, actualmente, dirige tanto la unidad de información financiera de Brasil así como el GAFI, el organismo internacional encargado de luchar contra el financiamiento del terrorismo y el lavado de dinero en 185 países.

Rodrigues se entrevistó con LA NACION durante su corta visita a Buenos Aires, donde participó en el seminario que organizó en el Hotel Alvear la Fundación Argentina para el Análisis sobre Prevención de Lavado de Activos (Fapla), que dirigen los abogados José María Salinas y Francisco D´Albora, con el auspicio, entre otros, de LA NACION.

En la apertura del seminario, el embajador norteamericano, Earl Wayne, destacó que "tras el estallido de la crisis financiera, los países del G-20 asumieron el compromiso de promover la integridad del sistema financiero". Para Rodrigues, "integridad es un concepto clave, que debe protegerse contra el lavado e, incluso, contra la evasión".

-¿Qué evaluará el GAFI?

Evaluará si el país cumple las recomendaciones del organismo. La Argentina tiene leyes, pero ahora la misión del GAFI mantendrá contacto con el sector público y el privado para analizar si el sistema de prevención y sanción de lavado de dinero es eficaz. El GAFI, cuando detecta deficiencias, hace observaciones que sirven para orientar las reformas.

-Está pendiente la evaluación de la moratoria y el blanqueo.

-El año último el GAFI envió una carta preguntando sobre los alcances de la ley. Las explicaciones que dio el ministro de Justicia [por Aníbal Fernández] en París fueron satisfactorias. Pero, ahora, la misión del GAFI no evaluará sólo esa ley, sino todas las normas vinculadas con el lavado de dinero y, fundamentalmente, su efectiva aplicación.

Lo que Rodrigues no dice es que las observaciones que puede hacer el GAFI tras evaluar el sistema de controles de cualquier país van desde algunas recomendaciones y seguimiento hasta una recomendación a la banca privada y organismos internacionales para no hacer negocios con dicha nación. En este contexto, la situación argentina no sería ni buena ni extremadamente crítica, según trascendió.

Si bien desde 2000 el país penaliza el lavado de dinero y, en 2007, incriminó la asociación ilícita terrorista y su financiamiento, fuentes del GAFI afirmaron a LA NACION que el sistema de control es frágil.

Algunos datos son claros. El 80 por ciento de las operaciones sospechosas son reportadas a la UIF por el Banco Central, no por otros sujetos obligados.

La UIF, por sí misma, no realiza investigaciones, sino que actúa como un organismo de recopilación de datos que luego remite a la unidad fiscal especial, a cargo de Raúl Plee.Por eso, Plee sostuvo que, para mejorar los resultados, sin esperar los reportes de la UIF, en todas las causas donde un juez detecta ganancias extraordinarias de origen ilícito, debería rastrearse la ruta del dinero, para ver si es producto de evasión o de lavado.

-¿La UIF brasileña es eficaz?

-Sí. En 2007 presentó 1555 reportes y, en 2008, más de 1400. En total, en Brasil se reportaron operaciones sospechosas de 12.000 personas.

-¿Qué impacto tiene la crisis financiera?

-La crisis financiera no tuvo origen en operaciones de lavado, sino en la libertad que dio la gran desregulación. Por eso, el G-20, durante su última reunión, concluyó que es necesario reforzar las regulaciones, sin llegar al extremo de suprimir la creatividad financiera, tanto como perseguir a los paraísos fiscales. Y le demandó al GAFI que siga haciendo su trabajo, con mayor intensidad.

Comentá la nota