Gabriela Michetti: "Pecamos de voluntarismo y soberbia”

La vicejefa de Gobierno porteño recibió a PERFIL a un año de haber asumido, y por primera vez admitió que será candidata en 2009, aunque aún no definió si lo hará para postularse al Congreso Nacional o a la Legislatura porteña.
Si bien se mostró satisfecha por haber hecho “más eficiente” el Estado, reconoció que se encontraron con dificultades mayores que las esperadas, y que cometieron muchos errores “por falta de experiencia”. Criticó a Carrió por considerarla demasiado “personalista”, y se entusiasmó con la idea de armar un frente opositor junto al peronista disidente Felipe Solá.

Con signos de agotamiento en su rostro, pero animosa y de buen humor, la vicejefa de Gobierno porteño, Gabriela Michetti (43), recibió ayer a PERFIL en su casa, situada en el barrio porteño de San Cristóbal. Destacó varios logros del primer año de gestión del PRO al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pero admitió, sin embargo, que no previeron “la magnitud de la dificultad” que tenían por delante y que “hubo muchos errores” por falta de experiencia.

Durante el diálogo admitió que se postulará como candidata el próximo año, aunque reconoció que todavía no está definido si lo hará para aspirar a una banca en el Congreso Nacional o en la Legislatura porteña. Criticó la falta de colaboración del Gobierno nacional, elogió a Felipe Solá al decir que tiene que ser parte de un proyecto común y cuestionó el estilo de Elisa Carrió.

—¿Cuáles fueron los principales logros de la gestión que usted encabeza junto a Mauricio Macri?

—Corregimos muchas de las debilidades que tenía el Estado en términos de procedimientos burocráticos. Este era un Estado muy viejo, obsoleto, y muy poco coordinado. Nosotros comenzamos a realizar un trabajo transversal entre los diferentes ministerios y áreas de gobierno. No es que hayamos solucionado todo, y que ya estén todas las áreas trabajando en conjunto: si había cien agujeros, tapamos 30. Duplicamos y hasta triplicamos la inversión en casi todas las áreas. Muchas escuelas estaban en condiciones edilicias deplorables, y nosotros hicimos un esfuerzo enorme para arreglarlas. El año que viene no va a haber ni una sola escuela sin calefacción. En materia cultural, les dimos continuidad a aquellos eventos y actividades que los porteños ya habían tomado como propios, y duplicamos la cantidad de público.

—¿Cuál fue la prioridad de gestión del PRO?

—Un gobierno tiene que tener como regla número uno “el cuidado del espacio público”, es básico, y fue uno de nuestros logros, a través del bacheo, la poda de árboles, el cuidado de las plazas, el recambio de las lámparas de iluminación callejera... La gente tiene que sentir que vive en una ciudad, y no en una selva o en un espacio que le es hostil todo el tiempo.

—¿Qué cosas no pudieron hacer?

—La gran frustración de este año fue no haber podido trabajar en conjunto con el Gobierno nacional, en condiciones razonables y virtuosas, tanto para conseguir el traspaso de la Policía como para poder cumplir con la ampliación de la red de subtes. Esto, desde el punto de vista político, nos perjudicó.

—¿Cómo evaluaron la falta de colaboración del Gobierno nacional?

—En la última reunión de gabinete estuvimos hablando de la frustración que nos generó haber jugado con reglas transparentes con el Gobierno nacional, y que ellos no se manejasen igual. Nosotros pretendimos siempre poner a los ciudadanos en el centro de la discusión y el Gobierno nacional no se manejó así. No logramos ni siquiera una reunión de trabajo, cosa que sí logramos con el gobierno bonaerense. Tuvimos grandes cuotas de ingenuidad, y eso, en política, se paga.

—Cite un hecho concreto de falta de colaboración.

—Un ejemplo de esto son los terrenos del Organismo Nacional de Administración de Bienes del Estado (ONABE), que son el desperdicio más grande. Sobre esos terrenos se han asentado villas, y es necesario urbanizarlas, no sólo para el desarrollo urbano, sino para el desarrollo humano. El ciudadano termina siendo una cosa accesoria a la pelea política. La no transferencia de los terrenos del ONABE a la Ciudad tiene que ver con una pelea del Gobierno nacional con Mauricio Macri.

—¿Considera que Cristina Fernández cumplió con la expectativa “de género” que pesaba sobre ella?

—Cuando asumió y dio su primer discurso como presidenta, en el Congreso, puso mucho énfasis en la calidad institucional, como una forma de diferenciarse de la etapa anterior. Pero no lo logró, y quedó atrapada en el microclima y el agravio permanente.

—¿El PRO sigue siendo un partido vecinalista o puede dar el salto?

—El hecho de estar poniéndole el foco a la Ciudad no significa que seamos un partido vecinalista. Es como el caso del socialismo en Santa Fe, que comenzó gobernando en Rosario, y luego llegó a la gobernación. La gente sabe que el PRO tiene aspiraciones nacionales.

—Pero al socialismo le llevó casi 15 años llegar a la gobernación de Santa Fe.

—Lo importante es hacer las cosas bien y construir algo bien amplio, sin hablar por el momento de candidaturas.

—¿Qué va a hacer usted en 2009?

—Ninguna de las definiciones está dada. Todavía no hubo reflexiones orgánicas. Estamos todos muy metidos en la gestión. Nuestra estrategia para transformar la realidad del país es gobernar bien la Ciudad. Todavía no sabemos si vamos a apostar fuerte a la Ciudad o a la Nación. Yo creía que tenía que ser candidata a legisladora porteña, pero el otro día vino un amigo y me dijo que tenía que ser candidata a legisladora nacional, porque muchas de las soluciones que está reclamando la sociedad son nacionales. Pero eso es algo que vamos a definir recién en marzo de 2009.

—¿Qué opina de Felipe Solá?

—Lo respeto mucho, más allá de algunas diferencias y de que yo no soy peronista. Creo, por supuesto, que Solá tiene que ser parte de las discusiones para construir un proyecto común.

—¿Cuál es el fuerte de Macri para llegar a la presidencia en 2011?

—Reúne características para llegar a ese lugar. No sé si será posible en 2011, lo que sí sé, es que sólo se llega a ser gobierno nacional con una construcción amplia.

Críticas a Carrió por su “personalismo”

Michetti rompió lanzas ayer contra la líder de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, por considerar que “el freno que puso Carrió” (al PRO, con vistas a un armado opositor, en el que ya están la UCR y la CC) responde al carácter “personalista” de la dirigente, y no a cuestiones políticas de fondo. “Yo la respeto mucho, es una persona que tiene una gran formación, que introdujo en la política la discusión ética en un momento muy importante, pero es muy personalista y más sesgada que yo en la construcción política, y por eso estamos en espacios diferentes”, afirmó Michetti.

“Carrió les cierra las puertas a muchos dirigentes y políticos que estamos realmente en una lógica de pelea exactamente igual a la suya, que es la de poner al sistema político en condiciones institucionales y éticas distintas a las que imperan hoy”, explicó Michetti.

“Tenemos muchos acuerdos con la CC y con el radicalismo”, aseguró Michetti. Y agregó: “El freno de Carrió no se condice con el trabajo que viene realizando la oposición en su conjunto en el Parlamento, y no contempla el mandato de los ciudadanos, quienes quieren que la oposición se mantenga unida”.

Según confió la funcionaria porteña a PERFIL, por el momento “no hay ninguna posibilidad de acuerdo electoral entre la CC, la UCR y el PRO”. Michetti deslizó, asimismo, que Carrió negó toda posibilidad de aliarse con el PRO “porque quiere liderar” su propio espacio. “Prefiero pensar que no son cuestiones egoístas, sino cuestiones de otro tipo, pero la verdad es que no hay cuestiones de otro tipo”, lamentó Michetti.

Con respecto a la candidatura a legislador porteño de Alfonso de Prat-Gay (CC) –el “niño mimado” de Carrió– Michetti reveló que se puso “muy mal” cuando se enteró de su candidatura, porque no tiene diferencias sustanciales con él. “Sería una lástima tener que competir con él, porque realmente no tenemos diferencias profundas. Esa segmentación que se da en la oposición me genera mucha impotencia, porque no es real”, concluyó la vicejefa.

Comentá la nota