Un gabinete tupamaro para Uruguay

El presidente saliente entregó a su sucesor un informe sobre el estado de situación del país para facilitar una transición "profunda, transparente y generosa" hacia el segundo gobierno del Frente Amplio, que asumirá el próximo 1 de marzo.
La transición gubernamental en Uruguay arrancó formalmente ayer con un acto de presentación de los futuros ministros del mandatario electo, José "Pepe" Mujica, entre los que se encuentran varios ex guerrilleros tupamaros. En una ceremonia a la que acudieron el gabinete saliente y el que dirigirá Mujica, el presidente Tabaré Vázquez entregó oficialmente los informes que ordenó preparar a sus funcionarios para agilizar las labores de transición. De ese modo, dio inicio a un período de trabajo conjunto entre los dos gobiernos del Frente Amplio que se prolongará hasta la asunción oficial de Mujica el próximo 1 de marzo. Durante la breve ceremonia, Vázquez explicó que busca promover una transición "profunda, transparente y generosa" que dé a sus sucesores "elementos sustanciales para trabajar plenamente desde el inicio de la gestión. Esta fuerza política no tiene nada que ocultar".

El actual líder del Frente aseguró que su gentileza no se debe a que su heredero político pertenezca al mismo partido. "Cualquiera que hubiera sido el resultado electoral estaríamos haciendo esto como servicio a la ciudadanía porque da seriedad y responsabilidad al país", afirmó. Vázquez, que en 2005 se convirtió en el primer presidente de izquierda en un país dominado históricamente por los conservadores Partido Colorado y Nacional, entregará en dos meses el poder a su compañero de filas, que ganó en la segunda vuelta electoral del 29 de noviembre pasado con el 53% de los votos.

Tabaré entregó a Mujica un voluminoso documento que también distribuyó a los demás partidos políticos con el objetivo de ofrecer "un estado de situación" del país. Mujica agradeció el desarrollo de la transición como un ejemplo "de racionalidad en el arte de administrar los recursos de la nación" y pidió "que nunca más un gobierno tenga que pasar las peripecias por las que pasó el Frente Amplio" cuando asumió el gobierno en marzo de 2005.

El acto también sirvió para confirmar el próximo gabinete, que estará compuesto por representantes de todos los sectores de la heterogénea coalición de partidos que conforma el Frente. El presidente tupamaro destacó el nombramiento de Eduardo Bonomi como ministro del Interior, cargo desde el que accederá luego a la titularidad del futuro ministerio de la Presidencia, pendiente de creación, para convertirse en el hombre fuerte del presidente.

Bonomi, que ya fue ministro de Trabajo con Vázquez, comparte con Mujica su antigua militancia en la guerrilla tupamara durante la década de 1970, que al futuro presidente le costó trece años de cárcel antes y durante la dictadura militar (1973-1985).

El pasado guerrillero del designado ministro del Interior, que también sufrió la cárcel, causó malestar entre los opositores. El senador Luis Heber del Partido Nacional, la segunda fuerza política del país, lo acusó de haber asesinado por la espalda a un policía durante la dictadura, acusación que nunca fue probada.

Otra designación polémica es la de Luis Rosadilla al frente de Defensa. Panadero de profesión, también fue militante tupamaro y pasó nueve años encerrado en cuarteles militares antes de la restitución de la democracia. Otro ex guerrillero, el actual intendente de Montevideo, Ricardo Erhlich, ocupará el ministerio de Educación y Cultura.

La cartera de Economía, en la que el vicepresidente Danilo Astori tendrá una destacada labor gracias a su anterior función como ministro de Tabaré Vázquez, quedará en manos del demócratacristiano Fernando Lorenzo, hombre de confianza de Astori

Comentá la nota