Gabinete con sueldos congelados

El gobernador de la provincia, Hermes Binner estableció a través de un decreto, que sus ministros y colaboradores no perciban incrementos en sus haberes a causa de la crisis nacional e internacional. La desición genera inquietud entre los gremialistas del sector público.
La primera admisión formal y oficial de que los tiempos se han tornado difíciles se conoció el miércoles en Santa Fe. El decreto 159, firmado por el gobernador Hermes Binner, considera que "la crisis financiera internacional produce un impacto negativo de alcance global, lo que se asocia, en nuestro país al prolongado conflicto agropecuario y a las sequías que perjudicaron el territorio provincial, generando todo ello una contracción de la actividad económica que afecta a miles de trabajadores y empresarios santafesinos". Por eso, ordena el congelamiento de sueldos del personal de "gabinete" y ajustes de gastos.

El achique genera inquietud entre los gremialistas del sector público convocados la semana próxima para discutir la política salarial de este año.

"Marcan la cancha pero reduciéndole el tamaño, planteando desde el gobierno un anticipo de lo que seguramente nos van a decir en paritarias: que la crisis le pone limite a cualquier aspiración salarial que los gremios pudiéramos llevarle", advirtió el líder de la Unión del Personal Civil de la Nación, Upcn, Alberto Maguid.

Maguid junto con su par de ATE, Jorge Hoffmann, integran la ronda de discusiones que el lunes abrirá el gobierno con Amsafe, para discutir en paritarias la adecuación salarial para este año. Si bien ni uno ni otro han fijado pretensión porcentual se sabe que no se bajan de la que sí ha dado a conocer la secretaria general del gremio de los maestros públicos, Sonia Alesso.

La administración Binner se anticipó y tomó la decisión antes de marzo, mes en el que —aseguran algunos analistas— la ciudadanía advertirá en carne propia la llegada de la crisis que hasta ahora sólo pareció afectar a los países desarrollados. Por tal razón y haciendo uso "de las facultades conferidas por el artículo 72, incisos 1 y 4 de la Constitución provincial" el gobierno dispuso un congelamiento de salarios del personal hasta el 31 de diciembre de 2009. Además ordenó un estricto ajuste de gastos en todas y cada una de las reparticiones del Estado.

Entre los argumentos se afirma que "corresponde al Estado provincial priorizar la atención de las situaciones de emergencia e incrementar la importancia relativa del gasto social, redireccionando las partidas presupuestarias". Ya en su parte resolutiva el decreto dispone en su primer artículo el congelamiento salarial hasta el 31 de diciembre de 2009 "de todo el personal que integre la planta de personal de gabinete de la administración pública provincial centralizada y descentralizada, empresas y sociedades del Estado, y de los otros entes públicos en los términos del artículo 4 de la ley 12.510".

Con ello parece aludir a los cargos políticos pero luego se torna poco claro al ampliar el congelamiento también "a los salarios de aquel personal que en tal carácter forme parte, en representación del Estado Provincial, de todo otro ente y/u organismo público en el que el Estado provincial tenga participación en el capital y/o en la formación de su voluntad".

El segundo artículo determina un no menos extensivo ajuste: "Los ministros presentarán al Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado, en un plazo de 10 días, un plan de restricción de gastos de funcionamiento que contemple en todas las áreas a su cargo, la reducción de los gastos en concepto de alojamientos, alquileres, movilidad, viáticos, uso de vehículos oficiales y uso de telefonía móvil y fija", dice el artículo. (Agencias).

Comentá la nota