Cae el gabinete en Perú por un caso de corrupción

Es por coimas en contratos de petróleo. El episodio roza al jefe de los ministros .

El presidente peruano Alan García aceptó ayer la renuncia de 16 ministros del gabinete, quienes ofrecieron dejar sus cargos tras un escándalo relacionado con licitaciones en el ramo petrolero.

El jefe del gabinete, Jorge del Castillo, es uno de los funcionarios que renuncian. El mismo anunció la decisión del presidente, un día después de que los ministros ofrecieron irse.

El ministro de Energía y Minas y el presidente de la empresa estatal petrolera fueron obligados a renunciar el domingo.

El lunes, García suspendió cinco contratos petroleros con la empresa noruega Discover Petroleum, luego que se reveló una serie de grabaciones de audio, la cual mostraba supuestamente que dos miembros de su partido político, el Aprista Peruano, discutían la recepción de dinero a cambio de favorecer a la compañía en las licitaciones. Del Castillo aparecía mencionado en las cintas.

Fue una semana de severa crisis para el gobierno.

El ejecutivo fue formado en julio de 2006 y había sufrido varios cambios en estos dos años, entre ellos la salida de los titulares de los ministerios de Defensa, Economía y Trabajo, entre otros, y la creación de la cartera del Medio Ambiente.

"Nos vamos con la frente limpia, en algo, orgullosos de nuestros nombres y apellidos", declaró Del Castillo en su discurso de despedida, en alusión a las sospechas de que la corrupción había alcanzado incluso a este funcionario.

Del Castillo dijo estar dispuesto a ponerse a las órdenes de cualquier organismo que quiera investigar su desempeño.

El jefe del consejo de ministros hizo hincapié en el crecimiento económico que el gabinete, según él, ha propiciado (8% del PIB en 2006, 8,2% en 2007, en lo que mucho tuvieron que ver los precios en alza de los minerales, ahora en bajada), y aseguró que no están "generando acumulación para favorecer a los ricos, sino para distribuirla mejor". Aludió así a quienes acusan a la gestión de García -que, para ganar, recibió un fuerte respaldo del empresariado y la derecha- de no haberse ocupado de los sectores más humildes.

La prensa peruana especuló con que varios ministros del Gobierno actual podrían continuar en el nuevo ejecutivo, y ha adelantado nombres de varios posibles primeros ministros, en casi todos los casos de personalidades ajenas al partido Aprista del presidente García.

Pero el escándalo de corrupción que aqueja al gobierno sigue creciendo. Ayer, el diario El Comercio -uno de los más importantes del país- informó que el ex ministro Rómulo León Alegría, uno de los tres grandes protagonistas del caso que estremece a Perú, podría haberse fugado hacia Argentina.

La hipótesis fue negada, antes de la renuncia del gabinete, por la ministra de Justicia, Rosario Fernández, quien aseguró que Alegría está ubicado y cercado y su captura es inmimente. Y el director de Migraciones de la Policía de Perú, coronel César Mendoza, negó también el episodio.

Conversaciones telefónicas grabadas subrepticiamente y hechas públicas el domingo último por la TV dejaron en evidencia que el ex ministro recibió coimas de la empresa noruega Discover Petroleum para que le entregaran cinco pozos en concesión.

Otro preso por el escándalo es Alberto Químper, funcionario de la entidad estatal encargada de las concesiones.

Comentá la nota