Con un gabinete por si las moscas

Los allegados al vicepresidente explican que es “previsor” y que “sabe que puede ser Presidente en una circunstancia excepcional”. Aunque aclaran que no creen que eso vaya a ocurrir, cuentan que ya pensó en sus posibles colaboradores y que llamaría al “consenso”.
“Viste cómo es Julio, es ingeniero.” Con esa frase los hombres cercanos al vicepresidente Julio Cobos explican por qué el mendocino ya tiene pensado “un boceto” de gobierno, en caso de necesitarlo. El tema salió a la luz con los últimos dichos del piquetero kirchnerista Emilio Pérsico, pero el plan de emergencia estaba armado incluso antes de que Cristina Fernández anunciara el adelantamiento de las elecciones. “Por las dudas”, aseguraban por entonces en su entorno. Ahora, con el contexto de la crisis internacional, las declaraciones de dirigentes como Pérsico y Elisa Carrió y los dichos de Néstor Kirchner de que está en juego la gobernabilidad, se retomó en la presidencia del Senado la discusión sobre el escenario posterior a los comicios legislativos del 28 de junio.

“Alguien que asume el rol de vicepresidente sabe que puede ser Presidente en una circunstancia excepcional”, resume uno de los operadores más importantes del cobismo. Aunque descartan que las palabras de Pérsico puedan a convertirse en realidad, es cierto que existe un equipo de trabajo y una serie de medidas a poner en marcha ante una eventual salida del kirchnerismo.

La primera, apelando a su caballito de batalla, sería llamar al “consenso” entre dirigentes de la oposición e incluso referentes del oficialismo. “Claramente hay que hablar con los gobernadores de todo el país. Nos parece que tiene que haber un esquema de Concertación y de diálogo con todos los actores, incluso hombres del Gobierno que son muy importantes”, afirmó a Página/12 una fuente cobista de primera línea.

Para acompañar esas conversaciones, consideran fundamental “contener” al peronismo para lograr cierta estabilidad. En ese marco, el vice tiene en la mira a dos de los principales exponentes del PJ disidente: el ex gobernador bonaerense Felipe Solá y el senador Carlos Reutemann, a quien conoce del Senado. Por ahora, Cobos se asegura un puente tendido con Solá a través del diputado Enrique Thomas, que preside el bloque del ex gobernador bonaerense y a quien le guardan el tercer lugar en la lista de diputados apadrinada por el vicepresidente en Mendoza. Además, el bonaerense y el mendocino mantuvieron varios encuentros “a solas” desde el fracaso de la Resolución 125. El último, esta misma semana.

“No creo que piensen en dejar el Gobierno, pero nos parece una gran irresponsabilidad generar más desconfianza en este momento de crisis”, aseguró el intendente de Junín, Mario Meoni. Los cobistas apuntan que la idea no surgió sólo de la oposición, sino también del oficialismo. Recuerdan que fue Néstor Kirchner quien en sus recientes apariciones públicas advirtió sobre la necesidad de sostener “la gobernabilidad” del país en la próxima elección. En sus últimos dos actos partidarios en el conurbano bonaerense, el titular del PJ se mostró como candidato y le recordó a la oposición su responsabilidad institucional. El mensaje también tuvo como destinatario al vicepresidente.

Sin embargo, en el entorno de Cobos les bajan el tono a los dichos del ex mandatario y sostienen que se trata “de una acción psicológica para sembrar temor, una estrategia de campaña para instalar la idea de que es Kirchner o el caos”.

La idea de que el gobierno de Cristina Fernández podría terminar antes de tiempo también fue alimentada por la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, cuando la semana pasada sostuvo que el kirchnerismo “parece que quiere retener el poder pero, en realidad, se está yendo”. “Lo que tiene que entender la sociedad es que no quieren resolver ni el tema de seguridad, ni el tema económico, ni el tema social, quieren un país incendiado y quieren irse”, disparó.

Con el tema instalado en la agenda pública, los nombres que rodean al vicepresidente se transforman en números puestos de un eventual gabinete, liderado por Meoni. Se trata de uno de los hombres de mayor confianza del titular del Senado y tiene a su cargo la difícil tarea de construir alianzas en Buenos Aires.

El presidente del bloque de diputados de Consenso Federal, Daniel Katz, ocuparía la cartera de Interior. Desde la ruptura con el kirchnerismo, el ex intendente de Mar del Plata es el encargado de “armar” políticamente para Cobos en todo el país. De origen radical, Katz llevó a la Presidencia del Senado a los dirigentes Leopoldo Moreau y Federico Storani, en un encuentro que causó malestar en algunos hombres del cobismo “puro”.

El Ministerio de Relaciones Internacionales quedaría a cargo de Dante Caputo. El vice entabló muy buenas relaciones con el ex canciller de Raúl Alfonsín, al punto que el actual secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) consideró abandonar su cargo para presentarse como candidato del ConFe a diputado en la Capital Federal. Aunque finalmente su respuesta fue negativa, lo cual no dejó bien parado al vice, su relación sigue siendo buena.

La diputada Laura Montero estaría al frente de la cartera de Economía, tal como lo hizo durante la gobernación del vice en Mendoza. Sin embargo, por ahora acompaña en la boleta de senadores al titular del bloque radical, Ernesto Sanz. Montero asesora al vice a la hora de opinar en todos los temas económicos y fue una de las redactoras del proyecto que propuso durante el conflicto con el agro para bajar gradualmente las retenciones.

De perfil mucho más bajo, el periodista y dirigente radical Luis Domeniani sería el reemplazante de Héctor Icazuriaga en la Secretaría de Inteligencia. Sin duda, habrá un lugar de privilegio para dos mendocinos claves en la estructura del vicepresidente. El primero es el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, considerado “el monje negro” de Cobos. En él se deposita buena parte de las acciones que el vice viene llevando a cabo desde el voto “no positivo”. El otro es el ex vicegobernador de Mendoza, Juan Carlos Jaliff. Después de que el kirchnerismo lo desplazara del Instituto de Vitivinicultura, Jaliff se puso al frente del ConFe local y ahora suena como primer candidato a diputado.

Comentá la nota