El gabinete iraquí aprobó el retiro de tropas estadounidenses en 2011

Ratificaron el pacto con Bush que autoriza a los marines a permanecer en el país para combatir a milicias locales; el acuerdo debe ser ratificado por el Parlamento
BAGDAD-. El Gabinete de Ministros Irak aprobó hoy un pacto por el cual se permite a las tropas de los Estados Unidos permanecer en el país hasta fines del 2011, indicando un calendario definitivo para el repliegue de las fuerzas extranjeras tras la invasión del 2001 que derrocó a Saddam Hussein.

El acuerdo, que deberá ahora ser ratificado por el Parlamento, se produce luego de la elección de Barack Obama para la presidencia estadounidense, que había ratificado su intención de retirar su ocupación en el país.

El pacto fija una fecha límite para un conflicto que ha sido uno de los temas políticos más importantes de Estados Unidos, Oriente Medio y la comunidad internacional en general durante gran parte de la última década.

"El retiro total de tropas se completará el 31 de diciembre del 2011. Esto no es determinado por circunstancias en terreno. Esta fecha es específica y final", indicó el portavoz del Gabinete, Ali al-Dabbagh.

El pacto recibió la aprobación de 27 de los 28 miembros del Gabinete, correspondiente a las principales facciones del Parlamento. El presidente interino del Parlamento, Khaled al-Attiya, dijo que mañana se realizará una primera lectura en la Cámara.

El borrador pondría por primera vez a las fuerzas estadounidenses en Irak -actualmente cerca de 150.000 soldados- bajo la autoridad del Gobierno iraquí, reemplazando un mandato promulgado por el Consejo de Seguridad de la ONU, luego de la invasión estadounidense.

Además, exige que las fuerzas estadounidenses dejen las calles de ciudades y aldeas de Irak antes de mediados del próximo año.

Resistencias. El acuerdo despierta fuertes rechazos en los sectores más nacionalistas de Irak. Entre ellos se encuentra el dirigente chiita Muqtada al-Sadr, quien reiteró ayer sus amenazas de atacar a las fuerzas estadounidenses si éstas se quedan en Irak hasta 2011.

Los opositores al acuerdo criticaron sobre todo que los soldados estadounidenses no pueden ser juzgados por la Justicia iraquí en el caso de crímenes cometidos en servicio.

Comentá la nota