El gabinete del doctor Hallu

"Del vicerrector para abajo, está todo en debate", reconocen en el rectorado. Derecho y Económicas conservarían las secretarías General y de Hacienda. El sector de centroizquierda pierde las subsecretarías que había alcanzado en 2006.
Con la reelección en el bolsillo, el rector de la UBA, Ruben Hallu, y las facultades que lo apoyaron deberán sentarse a diseñar la conformación del nuevo gabinete para el período 2010-2014. "Del vicerrector para abajo todo está en debate", señaló a Página/12 una fuente académica. Al caducar por completo el acuerdo que el espacio de centroizquierda tuvo con la mayoría radical y peronista oficialista, los cargos que quedarán sujetos a modificaciones son los que estaban en manos de funcionarios de la minoría: en particular, subsecretarías del rectorado. En el reparto de las principales secretarías, en manos de las facultades más grandes, "en general no va a haber grandes cambios", según aseguraron cerca de Hallu.

"Hubo un proceso de afianzamiento de la conducción actual. Va a haber cambios estrictamente vinculados al alejamiento de las minorías", dijo a este diario un decano de la mayoría oficialista.

Finalizado el proceso electoral de la UBA, cuyo último capítulo fue la accidentada asamblea del lunes pasado, realizada en el Congreso mientras afuera grupos estudiantiles chocaban con la policía, Hallu se garantizó su continuidad al frente de la institución hasta 2014. La alianza que conserva el poder se basa en sectores radicales, peronistas e independientes, de las facultades de Derecho, Económicas, Medicina, Psicología, Veterinarias, Farmacia, Ingeniería, Agronomía y Odontología. Ese espacio se prepara ahora para diseñar de qué manera quedará estructurada la gestión de la universidad. "Usualmente del vicerrector para abajo se discute todo. Pero la tónica general va a ser de continuidad en casi todos los cargos", precisó un funcionario. En rectorado dan por descontado que cargos como la Secretaría General, que ocupa Carlos Mas Velez; la de Hacienda, donde está José Luis Giusti, y la de Extensión, donde se desempeña Oscar García, van a continuar sin cambios, y los tres funcionarios, surgidos de la Franja Morada de los ‘90, serán ratificados, salvo que los sectores que ellos representan propongan modificaciones. La tendencia sería la misma en casi todos los cargos.

Hacia adentro, las autoridades de las facultades por el momento piden calma. "La idea es discutir esto después del receso de verano. Una vez que nos encontremos nuevamente vamos a evaluar cómo siguen las tratativas", indicó una fuente de Psicología. El oficialismo se reunirá mañana en la sede del rectorado –Viamonte al 400– para compartir un almuerzo de fin de año y luego algunos decanos y secretarios comenzarán sus vacaciones, por lo que "los retoques se van a resolver en febrero".

El acuerdo que llevó a Hallu al rectorado en 2006 contenía a los espacios progresistas de Sociales, Exactas, Arquitectura y Filosofía y Letras. Su ruptura abrió vacantes. "Lo que se va a rediscutir con seguridad son las subsecretarías que estaban en manos de los funcionarios de Sociales. Hay que acomodarse al nuevo acuerdo en el que ellos se pusieron afuera", señaló uno de los decanos de la mayoría. En Sociales se retirarán del rectorado con "satisfacción por todo lo que se hizo en la gestión desde nuestro lugar", argumentaron desde la facultad.

En concreto Sociales pierde tres subsecretarías: de Medios, de Extensión y de Gestión. "El acuerdo inicial incluía algunas cosas más pero se fue desmembrando con el tiempo. La falta de reforma del estatuto es uno de los puntos más fuertes en la concepción política con el sector mayoritario –agregó la fuente–. Pero reconocemos que se pudieron generar buenos canales de diálogo para la primera parte de la reforma."

Queda por verse cómo se acomodará Filosofía y Letras, cuya conducción se alejó del espacio de centroizquierda, se acercó a Hallu y tendrá lugar en la gestión de los próximos cuatro años. "La Secretaría de Planificación que tiene en este momento Filosofía también está entre las que podrían quedar vacantes. Habrá que renegociar qué espacios va a tener dentro del rectorado", señaló uno de los decanos de mayoría.

Comentá la nota