El futuro de las sierras de Tandil no puede depender de cuatro sociedades anónimas de la Capital

Así lo afirmó el presidente del Concejo, Juan Pablo Frolik. Fustigó al titular de la Cámara de la Piedra, Rodolfo Guerra, a quien acusó de ser dueño de una empresa que "cerró y dejó una deuda millonaria e incobrable al Municipio".
En diálogo con Multimedios El Eco, Juan Pablo Frolik, presidente del Concejo Deliberante local refutó las declaraciones del presidente de la Cámara de la Piedra de la Provincia, Rodolfo Guerra.

"Escuchaba al señor Guerra cuando hablaba de que aparentemente está ocasionando la actividad de las canteras algún tipo de dificultad en Tandil. Y lo subrayaba -indicó Frolik-. ¿Qué es aparente? los agujeros que dejan las canteras en las sierras no son aparentes, son agujeros".

Sostuvo además que "Rodolfo Guerra es responsable de una empresa que era la propietaria de una cantera que cerró y dejó ese agujero enorme en la sierra, que vemos cuando viajamos por la Ruta 74 hacia Ayacucho, a la derecha. Esa cantera cerró y dejó una deuda millonaria contra el Municipio que es incobrable porque esa sociedad no tiene ningún activo y el señor Guerra sigue trabajando en otra cantera, en otra sociedad anónima, que sí es solvente pero a la que no se le puede hacer extensiva la deuda que dejó la anterior. Y hablo de la deuda económica, además de la deuda que significa el agujero en esa sierra".

Frolik remarcó que "acá hay que hablar clarito: las cuatro canteras que están ubicadas dentro de la poligonal son sociedades anónimas conducidas desde Buenos Aires y creo que esta apelación de Rodolfo Guerra al sentimiento de la comunidad de Tandil no cabe. El sentimiento de la comunidad de Tandil está con el cese de las canteras. Esto es lo que ha recibido muy bien el Gobernador y creo que la ley finalmente va a ser aprobada".

Consultado sobre si funcionarán los controles hasta tanto se produzca la reconversión de las canteras, señaló que "tendrán que seguir siendo así durante los dos años que restan para que la explotación sea lo más racional posible. Pero la preservación y el futuro de las sierras de Tandil no pueden depender de cuatro sociedades anónimas que tienen sede en la Capital Federal".

"La actividad de las canteras es necesaria porque hay que construir caminos y viviendas, pero hay lugares donde no dañan lo paisajístico de la ciudad y pueden trasladarse y realizar sus actividades en esos sectores", puntualizó el concejal radical.

Finalmente se mostró satisfecho por la decisión del gobernador Scioli de acortar a dos años el plazo de reconversión, en contra de los cinco que contemplaba el proyecto elaborado por el senador Néstor Auza. "El gobernador entendió muy bien que eran innecesarios los cuatro años, que con uno bastaba. Por eso intentó mediar entre las dos partes y al año que se había acordado en conjunto entre Municipio y el Ejecutivo provincial le agregó otro, entonces quedaron dos y no cinco como quería el senador Auza".

Comentá la nota