El futuro parque Bosques Petrificados de Jaramillo comprenderá 85 mil hectáreas

Dentro de poco el Monumento Natural Bosques Petrificados de Jaramillo pasará a la categoría de Parque Nacional, lo que va a implicar varias cosas. En principio, que se anexarán más tierras protegidas –unas 20 mil hectáreas– que circundan al yacimiento de las araucarias fosilizadas. Entonces, el futuro parque tendrá 85 mil hectáreas en total
En lo que va del mes, decenas de personas visitan el monumento natural de bosques petrificados. La temporada alta de visitas se extiende hasta marzo.

Caleta Olivia (agencia)

Además, que una zona tenga el "escudo", la "denominación" de "Parque nacional", de por sí es garantía de visitas turísticas. Hay mucha gente que elige corredores basados en esos parques en todo el mundo.

Por supuesto, también implicará la garantía de la protección y preservación a través de una institución federal como la Administración de Parques Nacionales, pero, en realidad, el lugar está protegido desde 1954, cuando se crea el "Monumento Natural", que es una categoría ya altísima de resguardo del área núcleo, que es donde están las huellas de vida de coníferas que datan de hace 150 millones de años. Es un verdadero parque jurásico de piedra.

El tema ahora es asunto del Congreso Nacional para que se sancione la ley respectiva, ya que en la Legislatura santacruceña, a través de un proyecto aprobado de la diputada Ana María Urricelqui, se aprobó la cesión de tierras provinciales a la órbita nacional. Actualmente, el titular de la Intendencia de este monumento es Pablo Agnone, técnico universitario en administración de áreas protegidas. Trabajan en la sede de esta ciudad cinco administrativos y siete guardaparques custodian y guían permanentemente en el bosque petrificado.

Para este año se encarará la construcción de la sede en Jaramillo, y en Caleta quedará un anexo administrativo y logístico. Para Agnone esto será mejor, ya que el monumento tiene una "estrecha relación" con los pueblos de Jaramillo y Fitz Roy, puesto que está a sólo 140 kilómetros de distancia, en tanto que desde la ciudad de El Gorosito hay que recorrer 250 kilómetros.

CORREDOR TURISTICO

"Que haya un lugar en Jaramillo donde esté la sede del bosque no tiene sólo que ver con algo puntual, sino que está enmarcado en un proyecto estratégico, pensando en un corredor turístico de la región, que incluya tanto a Caleta Olivia, como a Puerto Deseado en donde también se creará el Parque Nacional Isla Pingüino. Además, por la ruta nacional pasa el desvío que va hacia Los Antiguos", argumentó Agnone.

Por ahora, el lugar tiene tres áreas definidas: el yacimiento donde están los fósiles, y dos sectores que pertenecían a antiguas estancias: Horqueta y El Cuadro.

Durante esta semana el sitio fue muy visitado por turistas de distintas regiones del país y extranjeros. Por ejemplo, el jueves se contaron 120 visitantes en una sola jornada. "Es que estamos en temporada alta de visitas, que se da desde noviembre hasta marzo", aclaró Agnone.

ESTEPA VIRGEN

El encargado comentó que, además de los árboles de piedra, el futuro parque conservará una porción de la estepa patagónica "en su estado más prístino, sin que haya sido antropizada". Es la estepa virgen, con un relieve ondulado, rodeado de altas mesetas, en donde con mucha facilidad pueden verse y fotografiarse guanacos, choiques, maras, piches, lagartos, zorros colorados y grises y, en menor medida, pumas, incluyendo la flora típica.

Al sudoeste, los cerros Madre e Hija, con sólo 400 metros de altitud y de contextura basáltica, fruto de las prehistóricas actividades volcánicas, reinan sobre el paisaje presentando el aspecto de un morro.

Salvo en el yacimiento de fósiles, cuando sea parque habrá áreas colindantes en las que se permitirá el acampe y el trekking.

La entrada al área protegida está a la altura del Km 2063, se desvía a la ruta Provincial 49 y, luego de recorrer 50 Km, se llega hasta la seccional de guardaparques.

Para quien quiera visitar el lugar en este tiempo, se les informa que no se cobra acceso, pero se recomienda llevar víveres y agua. Se permiten hacer picnics en inmediaciones al Centro de Informes donde pernoctan los guardaparques.

Cuando la Patagonia era un vergel

Se trata de un lugar único en donde quedan vestigios de lo que fue antes este lugar, cuando el clima de la Patagonia era distinto, ya que no existía la Cordillera de los Andes, por lo que la humedad del Océano Pacífico llegaba sin obstáculos a la zona.

Bajo estas condiciones, el suelo florecía, poblándose de bosques de coníferas.

Pero entonces, hace 150 millones de años ocurrió un cambio, al comenzar la era Terciaria la cordillera de los Andes comenzó a elevarse e impedir así, el paso de humedad desde el Pacífico.

Con el tiempo, paulatinamente comenzaron a soplar fuertes y secos vientos, y la actividad volcánica se intensificó.

Los árboles –de la gigantesca especie araucaria mirabilis– no resistieron y se cayeron, cubriéndose de la ceniza volcánica que reinaba y dieron comienzo a un proceso lento y de transformación de estos troncos en piedra.

La petrificación toma lugar en condiciones especiales de mínima oxidación y acción mecánica, u otros procesos geotérmicos en que aguas ricas en sílice, carbonatos, cenizas volcánicas, flujos de fango, etcétera, se infiltrarían en las células de la madera impregnado el tejido con dióxido de silicio o carbonato de calcio u otros minerales.

El material mineral toma el lugar del aire y el agua en los tejidos, reemplaza la pared celular y genera un notable duplicado de los caracteres anatómicos, siendo tan perfecto que permite identificar a qué especie arbórea pertenecía la madera. En los mismos se pueden ver las huellas que hace millones de años los gusanos realizaron en ellos.

Comentá la nota