El futuro de Massuh, divide aguas en Quilmes

Mientras que para la gestión Gutiérrez la estatización de la papelera Massuh, rumbo a una futura administración por parte de una cooperativa de los trabajadores, es un logro de su gestión; ayer Aníbal Fernández aseguró ante la cúpula de la Unión de Industriales que buscará su pronto pase a manos privadas.
Desde antes de las elecciones, Gutiérrez y Aníbal cerraron un acuerdo político en Quilmes.

No quiero un Estado empresario fue la frase, que terminó aplaudida, del actual Jefe de Gabinete de Ministros ante la cúpula de la Unión Industrial Argentina que lo invitó a un almuerzo de trabajo. La frase, que incluyó la mención concreta a la papelera quilmeña, tuvo especial relevancia teniendo en cuenta que Héctor Massuh, fue hasta hace poco, uno de los principales referentes de la entidad nacional.

En tanto, en Quilmes el tema de la Papelera ha dejado de ser tema del gobierno municipal. El secretario municipal de la Producción Guillermo Robledo, es quién mantiene el vínculo político y se dice que concurre habitualmente a la planta, pero no se ha generado información en relación a la marcha de la producción y sus perspectivas futuras.

Quizás el dato sea que frente a la empresa en Quilmes esta el controvertido funcionario Guillermo Moreno, por su parte ante la avalancha de críticas que soporta, cuenta con el explícito aval del gobierno de Quilmes.

Para cerrar este pequeño cuadro de situación, falta agregar tres situaciones:

Por un lado, que Robledo representa al llamado grupo de los alcones que dentro de la administración municipal local, que combatieron sin pelos en la lengua al ahora Jefe de los Ministros nacionales.

Por el otro, más recostado sobre las palomas; Gutiérrez cerró una alianza electoral dentro del espacio K, que parece destinada a perdurar hasta que vuelvan las urgencias electorales.

La tercera situación tendrá su repercución dentro de la Papelera Quilmes, donde sus principales operarios, estan en un proceso de plena capacitación camino a consolidar la cooperativa que una vez finalizado el fideicomiso se quedaría con el manejo de la empresa.

El anuncio de Aníbal de ayer va a contrapelo de todo el escenario que se construye en la ciudad.

Comentá la nota