Por el futuro inmediato de la ciudad que sea acertada la decisión - por Gerardo Gómez Muñoz

Daniel Scioli apostó fuerte por la ciudad, las múltiples obras en marcha se expresan por él y su decisión de acompañar al intendente Gustavo Pulti en el sueño de transformar Mar del Plata, también está expresado en el plan de trabajos que se avecinan.
Pero el gobernador con innegable realismo e inusual franqueza política reclama "un voto constructivo y positivo", porque no ve una "una construcción positiva sino una oposición que busca por todos los medios debilitar al gobierno". Se trata, dice, de "un Estado que busca dinamizar la obra pública y otro que la para". El discurso no es extraño para Pulti y mucho más explícito viene siendo Scioli en las charlas que se fueron multiplicando y disimulando sistemáticamente, en los últimos días. Por eso el mandatario habla cada días más claro y con blancos dirigidos y adivinables.

En las cercanías del gobernador se aclara que "no se trata de los clásicos aprietes" de la política que no cabe en el estilo y la conducta de Scioli sino de conversaciones francas y directas donde queda en claro que "poco o nada será igual si no hay acompañamiento el 28 de junio y por decisión propia sino de una oposición destructiva dominante".

Poco debería quedar en la imaginación, se está hablando de: obras y emprendimientos que se paran, obreros movilizados y en lucha, desempleo, etc. Y no es la descripción de la pesadilla de un loco. Ante ese panorama se da "un pronunciamiento de muchos de los intendentes que están dispuestos a comprometerse, porque no quieren que se detenga lo que está en marcha". Más clarito echale agua; y, salada quizás, se la habrán servido en ciertos despachos nacionales a donde habitualmente concurre a recibir conquistas para Mar del Plata.

Pulti está ahora en la encrucijada ¿perder, tal vez votos hoy y ser leal hasta el sacrificio al amigo que le dio mano cálida y fondos abundantes?, ¿o escuchar a las voces que quieren hacer valer su rechazo visceral a tono de signo oficialista? ¿Jugar a preservar un partido de la ciudad, ciudad que puede volver a la inopia porque la oposición va jugar al exterminio del rival? ¿La traba al presupuesto en el Concejo no será un preanuncio de lo que puede venirse? ¿Qué vale más en este momento, jugar al partido puro e inocuo que va a tener nuevas oportunidades o a la ciudad en obras?

¿Y si Scioli queda en pie para el proyecto que vendrá y que a lo mejor lo proyecte a la presidencia, porque la tentación acercada por 'los destituyentes' ya fue rechazada de plano para alzarse como ejemplo de lealtad? Los interrogantes y las dudas pueden ser infinitos, por eso sólo van a perdurar los que "la tengan clara" y sean consecuentes. ¿Servirá jugar a medias y a puro amague?

Se filtraron nombres

Si se buscan fuentes diversas y se agudizan oídos en los pasillos y sobre todo si se tienen fuentes mutuamente confiables, se puede llegar los secretos más cerrados. Por ejemplo que en el elenco municipal hay gente que es proclive a algún entendimiento que responda a los anhelos de Scioli. Dicen que son los cercanos a Amado Boudou, el marplatense de la Anses y que los duros podrían estar encabezados por Eduardo Pezzati, lo que es casi como decir que Pulti es reacio a que Acción Marplatense llegue a algún acuerdo, más allá de difusas medias palabras y gratitudes orales. Del mismo ya circulan los nombres que se estamparían en la boleta solitaria: Eduardo Pezzati, Alejandro Ferro o Ariel Ciano, Héctor Rosso, Marcela Amenábar y Agustina Palacios. El orden puede ser diverso, pero lo estricto es que se trata de fieles soldados. Se agregarían el arquitecto Angel Bartolucci, pedido por el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, ingeniero agrónomo Carlos Cheppi; también el ingeniero Carlos Filippini que renovaría banca a pedido de la asociada "Corriente" protokirchnerista. Se habla también de la posibilidad de sumar a alguien allegado a la diputada nacional Adela Segarra.

Pero ni aún en la decisión suprema está dicha la última palabra, porque si bien el plazo de inscripciones vence esta media noche quedan pendientes otros que caducan en 10 días. Hay tiempo hasta entonces para sumarse a las alianza inscriptas y hasta podría haber colectoras.

La tensión hasta entonces será enorme y habrá mucha gente pendiente por estar involucrada directamente. Pero, en rigor, será la ciudad la que debe inquietarse porque está en juego su suerte inmediata, desde los diversos ángulos y prismas en que se mire la cuestión.

Los radicales y la CC

Tampoco es muy fácil el cierre de listas de la UCR con la CC, porque la interna convalida mucho más que las nóminas elegidas a puertas cerradas por los socios. ¿Dónde dejar a los amigos que jugaron el alma en un interna y quedan a las puertas porque acaban de llegar huéspedes? Es el caso de la UCR y más pronunciadamente de Vilma Baragiola en un tris de dejar afuera o adentro, pero en lugar no confiable a un valioso socio de la pelea como Eduardo Abud. Este se ubica tercero en la lista radical pero llegan los candidatos del GEN del ARI y del socialismo y hay que dejarle a cada uno un lugar a partir del segundo. No parece muy estimulante la ganancia para los radicales. Pero tendrá, como alianza, más tiempo de reacomodar las cargas.

En cambio, será difícil recomponer la imagen en la Quinta Sección Electoral. El bochornoso espectáculo al estilo de los conservadores del siglo pasado, producido con el grosero fraude a través del vuelco de padrones en el Partido de la Costa, califica a fuego a sus autores. Seguramente la Justicia dictaminará, ahora, si Fernández u Honores es el cabeza de la lista de la UCR para senador provincial en la sección.

Sí está claro que Jesús Porrúa no llega a la posibilidad de pelear su reelección. Mientras masculla su bronca y amargura atribuyendo, según se rumorea, a un acuerdo Leopoldo Moreau-Daniel Katz la orden de sacarlo de la cancha. Tiene en claro al menos que del "cobismo" no recibió ningún voto y que tampoco fue generosa alguna gente de Vilma Baragiola. Asimismo es motivo de los más diversos comentarios el milagro de las 3 décimas de Nicolás Maiorano que le permitieron desplazar del segundo puesto al laborioso Abud.

Llamativamente, habiendo sido miles los radicales que no escatimaron elogios a la conducta cívica y partidaria de Raúl Alfonsín y su legado ejemplar en la normas de conductas que deben cimentar la fuerza de la democracia, no ha habido un solo organismo partidario que repudiara el grotesco episodio de los comicios en la Costa.

La democracia enferma

El estado de la democracia argentina por más que se hable de su fortaleza y solidez da a cada paso síntomas de flaquezas que llaman la atención. No se trata, simplemente de las verborrágicas acusaciones de "ataque a las instituciones", cantinela muy usada en tiempos preelectores como éste. Sino, yendo de lo más pequeño a lo mayor, este episodio vergonzante ocurrido en las elecciones internas de la UCR, pone en dudas todo un sistema de hacer política hacia adentro, apenas, el correligionario, el hermano de causa se descuida.

Y lo preanunciado tan crudamente por Daniel Scioli, hombre que no proviene de las prácticas habituales que jalonan las carreras de los políticos. La revancha de la oposición puede ser -el gobernador lo descuenta que así será-, si gana las elecciones entorpecer las obras en marcha. De la oposición nadie de preocupa de aclarar que así no será. Es más que un detalle como para encarar el voto como un arma de defensa propia.

Lo llamativo

Se llegó al día de cierre de listas de candidatos y un sinnúmero de partidos no han logrado dar a conocer los nombres de quiénes proponen para el voto de la gente. Tal el caso del partido de Francisco de Narváez y Solá. Hay que reiterar que ninguno tiene su listado confirmado. Tal vez están aquilatando tanto los méritos de los que serán propuestos.

Comentá la nota