Futuro incierto para la reforma tributaria y el presupuesto 2010

Si el oficialismo no logra consensuar un proyecto común con el peronismo, el miércoles ni siquiera habilitaría el tratamiento del tema en el recinto de Diputados. El PJ ya adelantó que respaldará el proyecto votado por el Senado la semana pasada.
Con posturas difíciles de conciliar entre oficialistas y opositores, la provincia parece encaminarse a un cierre de año con un nuevo fracaso de la reforma tributaria. El miércoles debería sesionar la Cámara de Diputados para considerar el proyecto que votó el Senado pero con cambios sustanciales al remitido por el Ejecutivo. Con mayoría justicialista, la cámara alta sólo convalidó un aumento del Inmobiliario y de la Patente para 2010, pero se resistió a gravar con Ingresos Brutos a la industria y la construcción.

Con esas modificaciones, el socialismo considera que se perdió la esencia y el espíritu de la reforma tributaria, tanto, que según adelantó a El Litoral el diputado Raúl Lamberto, de no producirse cambios, esa propuesta es "invotable".

"No la podemos votar porque ya no se trata de una armonización tributaria ni de una reforma, sino de un mero aumento de los impuestos de mayor incidencia ciudadana, como la Patente y el Inmobiliario", dijo. El legislador advirtió que con ese texto "quedan con tributo cero la industria y la construcción, se elimina la personalización de partidas para el Inmobiliario Rural con lo cual da lo mismo tener miles de hectáreas que una parcela, y se elimina el monotributo que favorecía al pequeño y mediano productor. Claramente se ha hecho una modificación tributaria que termina favoreciendo a los que más tienen".

Lamberto reparó en uno de los artículos votados por el Senado que insta a reducir los gastos del presupuesto. "En un proyecto como el nuestro, eso significa recortar obras, salarios y jubilaciones. Es decir, nos plantean hacer lo mismo que ellos hicieron en los gobiernos anteriores y eso es insostenible", aseveró.

Negociación

Pese a las críticas, Lamberto apeló a una última instancia de negociación con el peronismo, que permita arribar a un proyecto consensuado y de posible aprobación en ambas cámaras parlamentarias.

"Nosotros tenemos toda la predisposición de buscar una alternativa. Nunca tuvimos posiciones dogmáticas y estamos dispuestos a hablar con todos los sectores. Pero para negociar, necesitamos que se entienda que no puede haber una solución parcial para un gobierno local mientras se deja sin recursos a la provincia. Porque con el proyecto del Senado se dan respuestas parciales a los gobiernos locales y se retacea ayuda a la provincia", sentenció.

Lamberto se esforzó en enviar mensajes conciliadores, pero reconoció que las posturas se mantienen bastante intransigentes. "Seguiremos buscando alternativas. Cuando hay voluntad política, pueden aparecer soluciones. Creemos que es insostenible que, por ejemplo, no haya solidaridad en el sector industrial y de la construcción", deslizó.

Sin embargo, adelantó que si hasta el miércoles no se logra consensuar un proyecto distinto, no tendría sentido tratar el que salió del Senado.

"No coincidimos en que una reforma tributaria tan importante salga sin consenso. En ese caso, pasaremos la discusión para febrero. Estamos dispuestos a tomarnos el tiempo que sea necesario para encontrar alguna alternativa viable. Si no vemos una señal política, dejaremos las cosas como están; si no se abre una instancia de diálogo, el miércoles, el tema no se trata", aseguró.

Desde el PJ

El jefe de la bancada de diputados kirchneristas en la provincia, Luis Rubeo, desalentó las expectativas de su par socialista. Consultado esta mañana por El Litoral, dijo que el peronismo respaldará la iniciativa que salió del Senado.

"El oficialismo tendrá que poner el tema a consideración. Nosotros insistiremos como despacho de minoría con la versión de los senadores, y cuando el tema vuelva a esa cámara, ellos (con los dos tercios) insistirían con su versión", planteó.

Rubeo consideró que sería una "aberración" que el oficialismo evite el tratamiento, si no logra las mayorías para votar el proyecto de su preferencia.

"Sería una aberración que dejen a la provincia sin presupuesto y desfinanciando a municipios y comunas, sólo para pegarnos a nosotros. Es una aberración -insistió-; esto no conduce a ninguna salida".

En lo personal, Rubeo opinó que el gobierno debería aceptar el proyecto votado por el Senado, y "pensar en otra estrategia para febrero. De lo contrario, entraríamos en un callejón sin salida", alertó. El legislador dijo que estarían dispuestos a conversar el año próximo la necesidad de endeudamiento que el Ejecutivo plantee, por ejemplo, para la ejecución de obra pública. Pero aclaró también que hasta el momento nadie del oficialismo se acercó para negociar.

"Nosotros votamos el miércoles el ingreso del proyecto y desde entonces, nadie nos volvió a llamar", concluyó. (ellitoral.com)

Comentá la nota