Futuro incierto para el ex molino Werner

La planta molinera ubicada en 1ª de Mayo y Maipú fue adquirida por la Caja de Previsión Provincial para hacer un desarrollo inmobiliario. Este fracasó y también quedó en la nada el reciclaje de las instalaciones para habilitar un Centro Cultural.
Pablo Bagliani es directivo de la Caja de Previsión Provincial, conformada por 15 entidades profesionales, que es la propietaria del ex molino Werner. Entrevistado por Radio Noticias, hizo pública la "consternación" de la institución ante el incendio que afectó una buena parte del histórico edificio santarroseño.

"Vamos a esperar las pericias, pero es algo muy consternante y más allá de lo que representa el molino para toda la ciudad, lo digo como inversión para la Caja".

¿Por qué se originaron las llamas? "Prácticamente no había instalaciones eléctricas, sólo se utilizaba la parte de atrás que no fue afectada por el incendio. Esperamos conocer las causales del incendio", indicó Bagliani.

-¿En qué quedó el proyecto de desarrollar allí un emprendimiento inmobiliario?

-Cuando se compró fue después (la crisis) de 2001 porque el gobierno había obligado a que toda la plata de la Caja (en depósitos) fuera canjeada por bonos y ante el desconcierto se resolvió comprar el molino como un inmueble para resguardar el valor del dinero. Después se hizo un concurso pensando en algún emprendimiento con fines culturales, pero el proyecto quedó en la nada porque a la Caja, como inversión, nos era muy difícil recuperar esa inversión. Seguimos trabajando con el gobierno, con la municipalidad, intentando no conseguir un megaemprendimiento pero sí algo intermedio, se les cedieron espacios a la comuna para Cultura, pero también quedó en la nada.

-Que lástima, porque el futuro de esas instalaciones pueden ser como el de ayer, incendios y destrucción.

-Sí, lo que pasa es que uno viéndolo de afuera piensa en el patrimonio cultural, pero cuando se está en una institución donde lo interesante para la Caja es preservar el patrimonio de sus afiliados, es muy difícil encontrar una relación ecuánime entre aquella postura y la económica.

-¿Ese inmueble está asegurado?

-No, sólo tiene seguro contra terceros. Nadie nos aseguró esa estructura contra incendio.

-¿Qué valor económico tiene esa propiedad?

-Es muy difícil saberlo, alguna vez lo intentamos. Hace poco vino un grupo inversor, pero ahora no sé en qué va a quedar. Son cuatro hectáreas, aproximadamente, y las veces que intentamos hacer algo esa estructura se interpone. Nunca pudimos sacar su valor, que es más potencial a futuro por cómo está esa zona. Ahora tenemos que verificar los daños, que deben ser de un 25 por ciento, por lo que vimos. Tenemos que ver lo que se puede resguardar y si hay lugares que se pueden volver a utilizar.

-¿Van a intentar arreglar lo que se dañó con el incendio?

-Es prematuro decirlo. Hay que destacar lo que es el edificio en sí, hay mucha mampostería de hormigón armado, hay paredes dobles. Habrá que ver lo que se puede recuperar o lo que deberá demolerse porque es una preocupación el riesgo que puede quedar ahí.

¿Un Centro Cultural en el ex molino Werner?

Hace algunos meses, las autoridades comunales y los directivos de la Caja de Previsión Provincial, propietaria del histórico inmueble, mantuvieron conversaciones para llegar a un entendimiento y activar el uso de las amplias instalaciones de la planta industrial cerrada en la década de los 80.

"El tema pasa por cómo enfrentar el requerimiento económico de los dueños y también en que la única forma de que eso pueda ser restaurado, reacondicionado y desarrollar un proyecto, es a través de la Municipalidad. A partir de esa situación se podría interesar a los gobiernos nacional y provincial, incluso a organismos internacionales, para conseguir los fondos y plasmar un emprendimiento cultural".

La comuna santarroseña le alquila a la Caja dos galpones en el ex molino, uno destinado a depósito de vehículos incautados y otro para el acopio de caños.

Torroba, en alusión al incendio que afectó a una cuarta parte de la instalación molinera, sostuvo que "es frecuente que allí ingresen intrusos y si le sumamos el material inflamable que tienen sus instalaciones, por ahí puede estar la respuesta al por qué del siniestro".

"A lo mejor, con lo ocurrido se activan alternativas para darle un uso al inmueble, pero insisto en que eso no puede correr por cuenta de la Municipalidad porque hablamos de inversiones de 10 ó 12 millones de pesos".

Planteó como posibilidad que la comuna le ceda un inmueble propio a la Caja de Previsión Provincial y que ésta retribuya con la entrega del ex molino. "Esto fue algo que conversamos, de que ellos se hicieran con un inmueble municipal para que pudieran desarrollar un emprendimiento urbanístico".

Torroba reconoció que las instalaciones del molino son "emblemáticas" para los santarroseños y que merecen ser recuperados, pero que "en octubre del año pasado, cuando pensábamos algunas alternativas, debimos ocuparnos del incendio de las cuentas municipales y ahora es impensado hablar de invertir en ese proyecto".

"De todas maneras, no cejaremos en el intento de encontrar una salida para aprovechar las instalaciones y repotenciar ese sitio como parte fundamental del eje histórico de la capital pampeana".

No cierra para un emprendimiento privado, de ahí en más puede aprovecharse el costado histórico, pero el municipio no tiene plata", resaltó el intendente.

Hoy se conocerá el resultado de la pericia

El comisario David García, jefe de Bomberos en Santa Rosa, dio cuenta de las pericias que se realizaron ayer en el sector del ex molino Werner afectado por el incendio, cuyos resultados se conocerán hoy. Sobre el origen de las llamas, que comenzaron el martes alrededor de la hora 19, dijo que son variadas las hipótesis, pero aclaró que "había instalaciones eléctricas activas", algunas utilizadas por gente de teatro.

"Desde el momento que recibimos el alerta y los efectivos llegaron al lugar, el fuego estaba muy generalizado. En el edificio hay madera muy añeja (pinotea), es muy combustible; son dos alas las más afectadas por las llamas, con derivaciones a algunos galpones laterales, derrumbándose los techos y los entrepisos del segundo y tercer piso".

García aclaró que el edificio no corre riesgo estructural, porque sus paredes son de 45 centímetros de espesor.

Ayer, a primera hora de la mañana, seguía saliendo humo de la parte siniestrada y era imposible ingresar por el riesgo de que el personal de bomberos pudiera caerse en los sótanos.

El incendio fue sofocado tras dos horas de trabajo por parte de 10 efectivos en servicio y otros que pese a estar de franco, se sumaron para colaborar. Participaron las cinco autobombas con las que cuenta el Cuerpo de Bomberos de la Policía.

Comentá la nota