El futuro de la Defensoría del Pueblo “Es una decisión estrictamente política”

El concejal Roberto Monzón se refirió al proyecto de crear en Luján la figura del Defensor del Pueblo.

Aunque el año pasado la iniciativa parecía próxima a materializarse, todavía se encuentra en el Departamento Ejecutivo.

El octubre pasado, el proyecto para establecer en Luján la Defensoría del Pueblo parecía un hecho. Sólo faltaba que el Concejo Deliberante diera el visto bueno. Sin embargo, el tratamiento de la iniciativa se demoró y en la actualidad se encuentra en la Secretaría de Economía del Departamento Ejecutivo donde se analiza la viabilidad económica de la propuesta.

La figura del Defensor funciona en varios municipios de la provincia de Buenos Aires, entre ellos Pilar, La Matanza, San Isidro y Vicente López. En Luján, el principal promotor de esta institución contemplada en la Constitución es el concejal del interbloque Frente Unión Vecinal (FUV), Roberto Monzón.

Esta semana, el edil dialogó con EL CIVISMO sobre la actualidad del proyecto. Monzón fue contundente sobre los motivos que pusieron freno a la alternativa. En este sentido, consideró que “en realidad hay un sector del Concejo al que no le interesa la iniciativa, seguramente porque tiene aspiraciones de volver a ser gobierno en el 2011. El oficialismo tampoco está muy interesado, porque la Defensoría del Pueblo no deja de ser un control. Con ese artilugio de la cuestión financiera, el proyecto está demorado”.

Monzón remarcó que “el tema no pasa por una cuestión económica, sino porque es un instituto (la Defensoría del Pueblo) que molesta”. Para el edil, esta situación también ocurre en la provincia, donde “la figura del Defensor del Pueblo está contemplada en la Constitución bonaerense, pero los gobiernos sucesivos no lo han puesto en marcha, porque la Defensoría es una piedra en el zapato. Hay una ley para que el Tribunal de Cuentas lo tome como un ente autárquico. Hay media sanción pero todavía no hay una decisión política de la legislatura para que esa ley salga”.

“En estos casos es cuando uno se encuentra con un discurso pero las acciones no acompañan ese discurso. Hay muchos concejales que para la prensa tenemos discursos muy progresistas, pero cuando tenemos que tomar una resolución en beneficio del ciudadano común, ahí somos extremadamente conservadores. Tenemos que sacarnos las caretas. O somos progresistas o somos conservadores. Pero no hagamos un discurso de izquierda muy progre y después volvemos a la derecha.

“A los que no les gusta este tipo de instituciones son aquellos que tienen un pensamiento conservador y no quieren ser controlados. Si uno escucha el discurso de la mayoría de los concejales que integramos este Concejo parece que estamos a la izquierda del “Che” Guevara, pero cuando vamos a los bifes ahí estamos a la derecha de Hitler. Más allá de las comparaciones que pueden ser odiosas, tampoco quiero que los concejales tomen mal esto, me refiero a la concepción de resolver los problemas”, sentenció Monzón.

El edil adelantó que si no existe apoyo del resto de las bancas, desde el FUV incluirán el proyecto en abril a través de un dictamen de minoría. El concejal consideró importante que el proyecto sea aprobado por consenso, pero aclaró que “no voy a permitir que se cajonee. Me parece que es un tema importante para el distrito de Luján, es un canal para que el ciudadano pueda reclamar”.

“Hay muchos derechos que los vecinos no reclaman porque es muy engorroso hacerlo. Si se hubiese querido tratar el año pasado se podría haber tratado. En realidad no estamos inventando la pólvora. Queremos apelar a ese discurso progresista que tenemos la mayoría de los concejales. Ninguno (de los concejales) se declara conservador ni de derecha. Los títulos son grandilocuentes, pero cuando vamos a las resoluciones empezamos a buscar el pelo en la sopa”, agregó.

COSTOS Y ALCANCES

Sobre la cuestión financiera, Monzón explicó que el gasto para el municipio consistiría en el pago del sueldo del Defensor -equivalente al de un concejal (casi 4 mil pesos)-, y el de su adjunto. La Municipalidad también debería costear el alquiler de un local para el funcionamiento de la nueva institución. En total, Monzón calculó que la Defensoría demandaría un gasto anual aproximado de 150 mil pesos.

“No me parece que sea un gasto extraordinario. Mucho menos cuando el Ejecutivo quiere crear una Secretaría (de Medio Ambiente), que insumiría un costo mayor. Un municipio que está proyectando más de 1500 empleados para el 2009, entre cinco y ocho empleados pueden trabajar en la Defensoría.

Es una decisión política, porque molesta que haya una institución como la Defensoría del Pueblo que pueda accionar en contra del Estado”, expresó.

A modo de ejemplo sobre los alcances y las competencias que tendría un Defensor del Pueblo, Monzón mencionó la situación generada a partir del aumento en el servicio de energía eléctrica. También explicó que la institución podría involucrarse en temas relacionados con el medio ambiente, como el estado del Basural Municipal, el río o los problemas de la localidad de Jáuregui. Por otra parte, recordó que cuando surgió el conflicto por el agua corriente en el barrio Hostería, “los vecinos hubiesen tenido un lugar para accionar legalmente. En cambio, los vecinos tuvieron que buscarse un abogado y litigar personalmente”.

“Como son vecinos comunes tienen que litigar por su cuenta, cuando esos temas los puede tratar el Defensor del Pueblo.

Es una decisión estrictamente política, a nadie le gusta que lo controlen. Vamos a insistir en el tema”.

Características

El proyecto para crear una Defensoría del Pueblo establece los mecanismos de elección del titular de dicha institución. También fija los alcances del organismo:

-Las sociedades de fomento y otras entidades intermedias serán las encargadas de proponer a los candidatos. Cada institución podrá presentar a un postulante.

-Luego, una Comisión de Enlace deberá elevar un informe al Concejo Deliberante sobre cada propuesta, en un plazo no mayor a 30 días.

-El Defensor del Pueblo será elegido por el Concejo Deliberante en sesión especial. Para eso, serán necesarios los dos tercios de los votos totales.

-De no existir consenso, el proceso comenzará nuevamente.

-La intervención del organismo podrá ser requerida “por toda persona física, jurídica, asociaciones, entidades intermedias o grupos de vecinos, que invoquen un derecho o un interés particular, colectivo o comunitario afectado o comprometido por actos, hechos u omisiones de los organismos municipales”.

-Las presentaciones serán gratuitas, quedando expresamente prohibida la actividad de gestores e intermediarios. Las mismas se harán en las oficinas del Defensor del Pueblo o en cualquier organismo municipal.

Otro proyecto frenado

Durante la charla mantenida con EL CIVISMO, el concejal Monzón mencionó el proyecto presentado y aprobado el año pasado sobre el acceso de los vecinos a la información pública.

“La ordenanza dice cómo se tiene que dar la información al vecino común. El costo operativo de las fotocopias o del soporte informático, lo paga el vecino. El municipio no tiene que pagar nada. Eso, que no cuesta un peso, también está cajoneado. Eso nos demuestra que el discurso va por un lado y la práctica por otro. El motivo de no sancionar esa ordenanza es que cuanta menos información tiene un ciudadano menos reclama. Así es más fácil gobernar, porque la información da poder”.

Comentá la nota