El futuro de Abbas pone en vilo a los palestinos

Podría crear un vacío de poder en la ANP
RAMALLAH.? Estancado el proceso de paz entre palestinos e israelíes, el anuncio de una posible renuncia anticipada de Mahmoud Abbas a la presidencia de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) llevó ayer preocupación al convulsionado Medio Oriente ante el temor de que el alejamiento cause un peligroso vacío de poder.

Tras convocar a elecciones generales para el 24 de enero próximo y anunciar que no buscará la renovación de su mandato en esos comicios, Abbas advirtió ayer en forma críptica que adoptará "otras decisiones a la luz de los próximos acontecimientos".

Funcionarios y analistas políticos no descartaron la alternativa de que el líder palestino dimita y abandone la presidencia de la OLP, la organización madre de la política palestina, o de su partido, Al-Fatah.

La alarma sobre un alejamiento anticipado de Abbas del poder fue encendida por su más estrecho colaborador y jefe del equipo negociador con los israelíes, Saeb Erekat. "Si Abbas dimite, la Autoridad Nacional Palestina dejará de existir", dijo ayer.

Ante miles de personas reunidas en Ramallah para conmemorar el quinto aniversario de la muerte de Yasser Arafat, líder histórico de la OLP, Abbas evitó pronunciarse sobre su anunciada dimisión. "No quiero hablar sobre mi decisión de no presentarme", afirmó.

Considerado un líder moderado, Abbas, sin embargo, criticó con dureza a Israel, a cuyo gobierno acusó de intentar desbaratar el proceso pacifista.

"No podemos negociar si no es en el marco de las resoluciones de las Naciones Unidas, que significan el retorno a las fronteras de 1967... También queremos un freno total a la construcción en los asentamientos. Si no es así, no aceptaré. No aceptaré negociar", clamó ante sus fieles.

"Israel sigue despojándonos de nuestra tierra, construyendo asentamientos, demoliendo nuestras casas, arrestando, judaizando constantemente Jerusalén y al final tenemos que oír demandas para reanudar el diálogo", agregó Abbas, que resiste la presión política de Estados Unidos y de líderes occidentales y árabes para que retome las negociaciones.

Tras el discurso de ayer, Abbas habría recibido llamadas de los gobiernos de Estados Unidos, Egipto, Arabia Saudita y Jordania para que se retracte, ante el temor de sellar la suerte de las negociaciones con Israel.

Las fuertes declaraciones contra Israel fueron seguidas de un mensaje conciliador hacia Hamas, la facción islamista palestina que controla Gaza. "Hamas existe y nunca desaparecerá de la escena. Aquí está mi mano, preparada para la reconciliación. Unámonos para enfrentarnos a la ocupación israelí. Somos musulmanes como ustedes", cerró Abbas.

Comentá la nota