"El fútbol no le puede quitar el sueño a nadie"

El defensor trata de quitarle dramatismo al juego y dice que hay que disfrutar este presente del equipo.
El parabrisas astillado de su Chrysler invita a la reflexión. Justo cuando la inseguridad es el tema del día. "La semana pasada venía para acá y, en la bajada de Soldati, me tiraron un piedrazo. Ni se me ocurrió frenar para saber quién había sido", cuenta Gastón Aguirre. Entonces, esa pelota que se elevó en el cielo de La Plata y no permitió que el marcador central pudiera anticipar a Rubén Maldonado, pasa a un segundo plano en la charla con Clarín: "El fútbol no le puede quitar el sueño a nadie. Esto es un juego. Y aunque a veces uno se lamenta, lo no te deja dormir es todo lo que están pasando. Por ejemplo, lo que le ocurrió a (Fernando) Cáceres. Eso sí que es más delicado que un partido. Hay que estar con él, con su familia... Lo importante es eso".

¿Creés que se dramatiza demasiado en este ambiente?

Esto no es vida o muerte. Obviamente, cuando uno pierde se pone mal, porque se entrena para ganar. Nosotros, los jugadores y nuestras familias, vivimos del fútbol. Pero hay cosas más graves.

Por eso no te volvés loco por el empate de Gimnasia en el final...

No quiero hablar de esa jugada. Quizá se culpa a alguien que no es responsable. Pero el que no vive el día a día los entrenamientos, no puede saberlo. A veces te toca a favor, otras en contra. Lógicamente, me dio bronca porque se nos escapó un partido que parecía resuelto y que nos permitía llegar a la punta. Pero, bueno, tenemos que rescatar lo positivo. Empezamos perdiendo los últimos tres partidos y los dimos vuelta porque el grupo tiene convicción.

Aguirre no sólo posee conciencia ciudadana. A una semana de cumplir 28 años, es un flaco como cualquier otro. Fanático de Los Piojos y Callejeros, hace rato que el fútbol le impide entregarse al rudo encanto del pogo. Aunque, cada vez que puede, sigue a una banda de amigos, Tabaculera, que toca en Adrogué y revela que espera ansioso el 14 de noviembre para ver a Viejas Locas. Claro que ahora está metido en otro baile este zaguero, más precisamente en ese rock and roll que propone San Lorenzo entre la Copa y el campeonato.

¿Qué partido imaginás mañana?

River es un equipo que conocemos, sabemos que atacan con mucha gente en cualquier cancha. Lo vamos a tomar como una final.

¿Cuál es la sensación interna? ¿Se palpa algún título?

El pensamiento es River, después Banfield. Y así, hasta el final. El torneo local está muy parejo y la Copa es la Copa. Todos la queremos ganar. Yo tengo fe.

¿Qué cambió en el plantel de un semestre a otro?

Los resultados. Lo único que garantiza la tranquilidad en un plantel es eso. Porque uno se suelta en los partidos, en los entrenamientos. Se está haciendo un gran trabajo en las inferiores. El recambio se acopló muy bien. Y a pesar de la seguidilla, estamos enteros.

¿No pesa el cansancio?

Yo soy de los que prefiere jugar dos partidos por semana que correr en los entrenamientos. Hay que disfrutar que podemos jugar cada tres días y ser protagonistas. Pelear arriba es muy lindo. Ojalá podamos ganar algo.

Comentá la nota