El fútbol podría volver el 21, con o sin televisión

Los dirigentes no escucharán a la TV y se reunirán otra vez mañana. Lo resolvieron en Ezeiza, donde habían sido convocados por Grondona.
Los dirigentes de clubes de fútbol resolvieron finalmente no escuchar la posición de la empresa que posee los derechos de televisación de los partidos. Volverán a encontrarse mañana a las 19 en la AFA en una reunión que, según explicó esta noche el vocero de la entidad, tendrá "carácter resolutivo" sobre el convenio con Torneos y Competencias. Según el testimonio de Ernesto Cherquis Bialo, la idea es comenzar el Apertura el 21 de agosto "con o sin televisación" de los encuentros.

Llamados por el presidente de la AFA -que buscó así dar un paso antes de la convocatoria que había hecho la gente de la TV para mañana-, los representantes de los clubes llegaron por la tarde a Ezeiza. Y allí, en el encuentro comandado por Grondona, tomaron las decisiones.

La reunión que había convocado TSC (Televisión Satelital Codificada) con los dirigentes de los clubes apuntaba a destrabar el conflicto y que la pelota pudiera volver a rodar el viernes 14, como estaba programado. Iba a ser por la mañana en las oficinas de TyC en Puerto Madero, para mostrarles en detalle el contrato que está firmado ya que, según la empresa, Grondona nunca le entregó una copia a la dirigencia.

En medio de la crisis cada vez son más los actores que participan de este conflicto. Ayer sonaron más voces condenando el supuesto pacto entre Julio Grondona y el Gobierno nacional para que la AFA rompa su contrato con la empresa TSC y le entregue los derechos de televisación a Canal 7. Igualmente, fuentes cercanas al gobierno desmintieron que Néstor Kirchner se haya reunido con Grondona y dejaron saber que, por ahora, la presidenta Cristina Fernández y su marido están "observando" el conflicto. Mientras algunos funcionarios nacionales sostienen "el Estado podría garantizarles a los argentinos un acceso más popular", desde sectores del fútbol y de la política se pronunciaron términos como "locura", "fábula" o "escandaloso".

En concreto, hubo más voces referidas a la supuesta decisión de Grondona de romper el contrato vigente. Marcelo Bombau, presidente de TyC, ratificó que "si el contrato se rompe, la TV se defenderá en la Justicia".

El vicepresidente de Boca, Juan Carlos Crespi, dijo que "soy partidario del diálogo y creo que si nos sentamos todas las partes interesadas podemos hallar una solución y devolverle la alegría a la gente. No creo que el Estado quiera meterse en el fútbol: la rescisión del contrato es una fábula".

En tanto, Raúl Gámez, dirigente de Vélez con un histórico enfrentamiento a Grondona, señaló que "Grondona resuelve las cosas de la manera que quiere y (Néstor) Kirchner y él son parecidos a la hora de actuar. Los presidentes de los clubes le tienen que pedir a Grondona que se tome una licencia. Que se vaya a la FIFA y el Comité Ejecutivo sea manejado por los clubes, como debe ser".

Claro que, al estar el Gobierno de por medio, las repercusiones excedieron el mundo de la pelota. Varios políticos salieron ayer al cruce de esta situación.

El senador de la UCR por Mendoza, Ernesto Sanz, opinó: "Con las urgencias que hay hoy, me parece una locura. El Estado puede ser mediador del conflicto, lo que no puede es convertirse en empresario del fútbol ni poner ni un centavo del erario público".

El diputado Gustavo Cusinato (UCR, vicepresidente de la Comisión de Comunicaciones) presentará "un pedido de informes para ver qué es lo que pretende hacer el gobierno con esta medida demagógica". Desde el PRO, el diputado Eugenio Burzaco consideró "escandaloso" que el gobierno se entrometa. Y Silvana Giúdici, diputada radical y presidenta de la Comisión de Libertad de Expresión, señaló: "El gobierno perdió la brújula, ajusta a la población con tarifazos siderales mientras malgasta los recursos de los argentinos en sus utopías de dominación mediática. Cristina y Néstor piensan gastar 750 millones en un 'DirecTV' kirchnerista".

Comentá la nota