"En el fútbol soy mejor que boxeando".

PIGU GARAY: "Si me das a elegir, la pelota", jura el rey mediopesado AMB. Y le pide a Riquelme que pague un asado.
Sin filtro. Todo voluntad, como en el ring, Hugo Garay, campeón mediopesado AMB, no tiene dramas para declararse un laburante pero no un fanático del boxeo. Suena raro en quien fue elegido por los expertos como el mejor boxeador nacional del 08. El Pigu lo explica con naturalidad. "A mí no me gusta demasiado ver peleas. Es raro que me siente en la tele. Ni siquiera vi la última pelea de Alemania, no me interesa. Yo estoy en esto desde los 15 años y es una forma de ganar plata. Pero lo que me gusta de verdad es el fútbol. Si me das para elegir, ni lo dudo: elijo la pelota. Tengo varios amigos futbolistas. Y soy fana de Román Riquelme. Nos cruzamos en una entrega de premios, le pedí una camiseta y quedamos en comer un asado en su casa, porque es de la zona y sabe lo que es tener barrio. Ya me dio la remera, pero todavía no se dio lo del asado. Estoy esperando que me llame, je".

-¿Cómo es el Pigu Garay futbolista?

-Como el boxeador. Puro huevos. Voy al frente en cualquier cancha, je. En donde me pongan juego bien, corro. Soy mejor futbolista que boxeando.

-¿En serio?

-Sí, preguntale a Pipo Gorosito. Todos los martes hay picado con su gente en el club Solís de Tigre. Cuando jugamos en TyC Sports en Hay equipo, el Negro Rivero me puteaba y me mandaba al frente para que metiera. Tambien... No hay un boxeador que juegue bien. El Roña Castro es un grande, yo lo quiero un montón pero no puede jugar a nada, je.

-¿Y estos días te estuviste cuidando?

-No, ni ahí. Yo arreglé con Rudi (Chaves, su entrenador) y Darío (Guebel, su preparador físico) que hasta que pasaran las fiestas me mantenía jugando fulbito. La semana que viene arrancamos en serio, porque quiero unificar con Zsolt Erdei en abril y hacer un par de peleas más en el año. Si hago diferencia de plata, chau, me retiro.

-Tenés 28 años, ¿no es demasiado apresurado pensar en el retiro?

-No, hace una pila de tiempo que estoy en esto y uno se cansa, es muy sacrificado este deporte. Quiero pelear ya porque me siento bárbaro. Con ese húngaro me robaron dos veces, pero ahora no me puede ganar. Si se da la hacemos en Sunchales. Si no, le peleo donde quiera. Ni él ni ningún mediopesado del mundo me pueden ganar en este momento.

Comentá la nota