Furor para ver la jura de Obama: pagan fortunas

El momento en que Barack Obama jure su cargo en el Capitolio será algo histórico, al que muchos estadounidenses quieren asistir. Demasiados. Por eso la reventa de entradas para el acto está llegando a un récord.
Para la ceremonia del 20 de enero hay 250.000 entradas que garantizan un buen lugar desde donde ver la jura y el desfile posterior en el corazón de la ciudad. Pero el comité organizador calcula que habrá 1,5 millones de personas que querrán asistir. Tal es el furor que en la reventa los tickets llegan hasta 20.000 dólares, según datos de la cadena de tv por cable CNN.

Los compradores deben tener cuidado, alertó Howard Gantman, del comité organizador. Es que las entradas no se reparten hasta principios de enero, de forma tradicional a miembros del Congreso y organizaciones partidarias, que deciden quién asiste al acto y participa de la marcha hasta la Casa Blanca acompañada de orquestas militares y vehículos adornados.

En las oficinas del Congreso no dejan de sonar los teléfonos. Eleanor Holmes-Norton, representante (diputada) de Washington, ya urgió en su Web: "Por favor no nos llamen ni envíen e-mails". Su oficina se vio inundada por 3 mil llamados de seguidores de Obama, todos con el mismo objetivo: conseguir una entrada para la asunción del primer presidente negro en la historia de Estados Unidos.

La furia es tal que la senadora Dianne Feinstein, presidenta del comité organizador, comenzó a redactar una ley para prohibir la reventa. "Tuvimos informaciones de que hay gente tratando de vender entradas por más de 40.000 dólares. Esto es desmesurado y no debe ser permitido", afirmó Feinstein en un comunicado. Pero como sabe que la ley no tendrá tiempo de ser tratada, al menos pide a páginas web de remate como "eBay" y "Craigslist" que no acepten anuncios que revenden boletos.

No florece solamente el comercio en Internet con dudosas ofertas de tickets, sino también los precios de vuelos, viajes en autobús y hoteles. Y los dueños de casas buscan asimismo hacer su agosto, y ofrecen su vivienda en alquiler para la semana del acto, por entre 1.500 y 10.000 dólares.

"Vivienda bonita, amplia y a sólo diez minutos del Capitolio", anunció ayer un interesado.

Según el diario The Washington Post, la Policía prepara 10 mil agentes para la llegada de los curiosos que se ubicarán en el trayecto entre el Capitolio y la Casa Blanca. Hasta ahora, el récord de público para una jura fue con Lyndon Johnson en 1965, tras el asesinato de John F. Kennedy. Con el último, George Bush, hubo más bien protestas.

Comentá la nota