FUNCIONAROS PÚBLICOS CHILENOS RECHAZARON EL REAJUSTE SALARIAL Y EL PARO CONTINÚA

Los funcionarios públicos chilenos rechazaron este martes un reajuste salarial del 10% que propuso el Gobierno del vecino país, por lo que anunciaron que intensificarán la protesta que se inició el lunes y que mantiene restringido el paso fronterizo en San Sebastián y Monte Aymond.
El gobierno de la presidenta Michelle Bachelet ofreció a los funcionarios públicos un alza diferenciada según tramos de sueldo con un tope del 10%, lo que fue rechazado por la Asociación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF), que exige un 14,5% para la totalidad de los trabajadores, en los que están incluido el personal de Aduana y el SAG en el paso fronterizo.

“Se van a endurecer las posiciones de los trabajadores, pues el reajuste que está ofreciendo el Gobierno no es considerado una cifra aceptable y divide a los trabajadores", señaló el presidente de la ANEF, Raúl de la Puente.

La oferta del gobierno chileno, que deberá ser aprobada por el Parlamento, brinda el total del reajuste a los trabajadores con menor salario, mientras que aquellos con mayor sueldo alcanzarán sólo al 4%.

La tramitación del proyecto se inició este martes en el Congreso, por lo que los dirigentes de la ANEF trasladaron las movilizaciones al puerto de Valparaíso y concentrarán su atención en convencer a los parlamentarios en rechazar la propuesta gubernamental.

Los dirigentes sindicales han considerado insuficientes las propuestas de reajuste salarial que ha propuesto el gobierno ya que deben enfrentar la alta inflación en el país, que en 12 meses acumula una variación de 9,9%.

Unos 400.000 funcionarios públicos se han plegado a la huelga provocando trastornos en servicios de salud, aduanas, centros de salud, escuelas públicas, impuestos internos y el registro civil, así como también la recolección de basura a lo largo del país.

Esta situación provoca una profunda incertidumbre por lo que pueda suceder en Tierra del Fuego de continuar la medida, al menos, hasta el viernes, ya que el transporte de cargas, como el de pasajeros, en la frontera es muy complicado, con demoras de hasta 4 horas.

Comentá la nota