Ex funcionarios: "El sistema de compras no permitía el control"

El escándalo detectado en la Dirección de Asuntos Vecinales a cargo de Sergio Espinoza en el año 2001 modificó el sistema de compra de los últimos dos años de la administración de Oscar Jorge en la Municipalidad de Santa Rosa.
Esto lo revelaron los testigos de ayer, el ex director de Asuntos Jurídicos, Andrés Olié; el ex director de Asuntos Vecinales Fabián Bruna (sucesor de Espinoza) y el ex contador general Miguel de Elorriaga quienes indicaron que el anterior sistema no permitía el control.

La segunda jornada del juicio por malversación de fondos contra el ex director Sergio Espinoza estuvo marcado por la declaración de los ex funcionarios municipales. La figura contra el principal acusado es apropiación de caudales públicos y peculado en concurso ideal, mientras que también están acusados su secretaria Patricia Polanco y el chofer Daniel García por partícipes y el delegado contable de la Secretaría, Fabián Marro, está acusado de fraude contra la administración pública.

La investigación judicial comprobó que a través de órdenes de compra de la Dirección de Asuntos Vecinales se compraban bienes para su particular. Esos bienes debían ser destinados para las Comisiones Vecinales pero eran desviados.

El ex director de Asuntos Legales Andrés Olié explicó que en "abril o mayo" de 2001 estalló el escándalo de Vecinales. "Hubo una información en el diario La Arena sobre bienes que no llegaban a las Comisiones Vecinales", dijo. El intendente Oscar Jorge entonces le ordenó una información sumaria.

Dijo que pidió el talonario de las órdenes de compra. Analizó unas 15 ó 20. "Si había algo tenía que hacer la denuncia, por eso tomamos muy pocas", afirmó. Olié dijo que Espinoza le dio el talonario con la advertencia que "las firmas son falsificadas". Pero no le dijo quién era el responsable.

Una vez que terminó el sumario llegó a la conclusión que había irregularidades. Y realizó la denuncia ante el juez Carlos Flores en el mes de mayo. Concluyó en la responsabilidad de Espinoza (a cargo del área), y de su secretaria Polanco porque era la única que manejaba el talonario de órdenes de provisión. También dijo que Fabián Marro apareció recibiendo materiales en su casa.

Olié afirmó que una vez que finalizó el sumario el intendente Jorge y su secretario de Gobierno, Marcelo Díaz, ordenaron hacer una auditoría contable. "Eligieron hacerlo hasta el inicio de la gestión en marcha", dijo. Por eso se auditó entre 1999 y 2001.

Aseguró que por este escándalo se cambió el sistema de compras. "Por una mala práctica administrativa quien hacía el pedido, también firmaba la entrega. Todo cambió después por esto de Asuntos Vecinales. Se creó al Dirección de Compras y Suministros", aseguró Olié.

Otro testigo fue el contador general Miguel de Elorriaga quien estuvo a cargo de la auditoría contable realizada entre 1999 y 2001 con las compras de Vecinales. "Lo que hicimos fue llamar a los integrantes de las Comisiones Vecinales. Muchos nos dijeron que no recibieron los materiales", dijo.

Ante una pregunta de la defensora Silvia Blanco sobre por qué fue acusado el chofer Daniel Pérez dijo que "porque recibió un envío de Aceros Solaro, unos herrajes". También dijo que Fabián Marro recibió materiales en su casa.

De Elorriaga, además, dijo que el control del Concejo Deliberante no permitía el control. Aquí incursionó en una intensa polémica política: en el año 2001 cuando los concejales de la oposición comenzaron a indagar en la rendición diaria, Jorge modificó el sistema y creó el Cuerpo de Relatores, bajo su control político.

El actual subsecretario de Industria provincial, Fabián Bruna, también declaró. Fue quien reemplazó a Espinoza en la Dirección de Asuntos Vecinales.

Bruna aportó poco a los hechos que se dilucidan: no estaba en ese área cuando ocurrieron los hechos. Tal vez el dato más concreto fue cuando habló de la Huerta Demostrativa a cargo de la Dirección de Asuntos Vecinales como parte del Pro Huerta. "Nunca fue una gran Huerta Demostrativa. Era normal cuando asumí", dijo. En rigor, las constancias de la causa dicen que estaba en estado de abandono y que fue parte de la investigación por la cantidad palas, carretillas y herramientas compradas con destino a la huerta pero que no aparecieron en su totalidad.

El ex presidente de la Comisión Vecinal del Barrio Las Artes, Hugo Pilone, fue otro testigo. Aunque reconoció que recibía materiales para la construcción de un salón, plantines y pago de sonido (para algunas fiestas) desconoció expresamente haber recibido varias órdenes en la que aparecía esa Comisión como destinataria. También surgió un hecho irregular: por ejemplo el juez Abel Depetris (junto a Arturo Fresco y Hugo Díaz los jueces del tribunal) no pudo preguntar una y otra vez cómo se hacía el salón del barrio, una obra que se hacía por administración, con albañiles que pagaba la Municipalidad pero cuyo material se abastecía con las compras desviadas a la Comisión Vecinal cuyo tope era de $ 250.

El ex presidente de la Comisión Vecinal de Malvinas Argentinas, Oscar Falcón, realizó una declaración similar. Como tenía una dolencia física se incorporó su declaración en la instrucción en que si bien reconoció que recibían materiales y elementos de la Dirección de Espinoza, desconoció algunas órdenes.

Comentá la nota