Funcionarios y proveedores habrían "arreglado" los precios de las obras

Acuerdo. Los arqueos y estudios realizados en las cuentas oficiales habrían detectado el pago de sobreprecios por obras y servicios. Sospechan de connivencia entre las partes contratantes.
La investigación que llevan adelante las nuevas autoridades comunales habría determinado que se habrían acordado precios ficticios para la ejecución de obras y la provisión de bienes y servicios entre funcionarios y proveedores, durante la gestión del ahora procesado ex intendente capitalino, Julio Fernando Alegre.

En términos generales, se evitaba hacer licitaciones públicas porque de esa manera se podría haber complicado el circuito paralelo que habría funcionado entre las partes, aseveraron calificadas fuentes a EL LIBERAL.

Por esa razón, es que aparecía un número relativamente pequeño de proveedores que siempre eran los favorecidos en las resoluciones del jefe comunal, fuera para la realización de alguna obra o para la compra de diversos elementos.

En ese marco, es que una misma razón social vendía desde materiales de construcción o eléctricos a ropa de trabajo, amén de prestar servicios como el alquiler de vehículos, según descubrieron en la auditoría que se efectúa en diferentes reparticiones municipales.

Al profundizar las averiguaciones sobre alguna firma que aparecía como proveedora habitual, se notaba que no tenía la infraestructura ni la capacidad financiera como para haber facturado cifras considerables a la institución, según constaba en las boletas que se analizaron y que fueron oportunamente entregadas a la Justicia provincial.

Por ese motivo, es que desde la Secretaría de Coordinación de Gabinete se está armando un equipo de contadores públicos para que estudien aquellos expedientes en los que se pagaron montos significativos.

La otra variante de investigación es la de reunir las facturas de una misma empresa proveedora, que hubiera tenido una llamativa asiduidad en la provisión de bienes y servicios a la municipalidad, para verificar efectivamente qué prestaciones hicieron y si se condice con lo que cobraron.

Lo que sucede, según confiaron las fuentes, es que durante la gestión de Alegre no se habría realizado el control de las obras que ejecutaban las "empresas amigas" ni la calidad de las mismas.

Aparentemente, ya se encontraron casos de aparentes sobrefacturaciones, de acuerdo con una primera evaluación que efectuó el Tribunal de Cuentas municipal.

Comentá la nota