"Hay funcionarios y jueces que desconocen el tema de la droga"

El coordinador del Movimiento de Sacerdotes para las Villas de Emergencia, José María Di Paola, aseguró hoy que "no hay que relacionar la villa con la droga", destacó que "hay funcionarios y jueces que desconocen el tema" y criticó al Estado por "estar ausente" de la problemática.
El sacerdote objetó también a quienes piden "mano dura" para combatir la inseguridad, al afirmar que quienes opinan sobre la problemática de la droga y los delitos "es parte de la gente que

desconoce totalmente la realidad".

"La inseguridad tiene sus raíces en la inseguridad social", enfatizó Di Paola en declaraciones a radio Mitre, al aludir a expresiones del obispo Miguel Hesayne realizadas como parte de una

homilía.

Reclamó, en ese sentido, "ser un poquito más amplios y medir toda la realidad, porque a un chico de un barrio pobre que cayó en el paco, hay que mirarlo como si fuera uno de sus hijos y no un monstruo".

"No hay que relacionar la villa pobre con la droga. El verdadero narcotraficante jamás viviría en una villa, porque es un barrio donde no llega la ambulancia y si llega lo hace tarde. Es un

lugar donde hay aguas servidas y un narcotraficante multimillonario no vive en un lugar así", argumentó.

El equipo de sacerdotes de villas de emergencia dio a conocer ayer un documento en la Villa 21 de Barracas, vinculado a esa problemática.

"Es una mirada nuestra particular, porque vivimos en la villa, compartimos diariamente con la gente. Muchas veces cuando se escuchan soluciones, son para otras latitudes, nos encontramos con que la gente necesita respuestas concretas de un Estado que muchas veces está ausente", subrayó.

Lamentó que "es de larga data desentenderse de estos graves problemas, que tienen que ser los más importantes y estar en la agenda de todos los gobernantes".

Por otra parte, se preguntó: "¿Quién pone un arma en la mano de un adolescente?" y agregó: "Hablamos de los chicos que precozmente cometen un delito y en un país serio no puede ser que haya un adulto que pone un arma en las manos de un chico".

"Lamentablemente hay funcionarios que no conocen el tema. Hoy día un juez o un funcionario de cualquier rango y de diferentes áreas tienen que caminar estos barrios para darse cuenta de las

dificultades que tienen, porque si no pueden conocer el tema como lo conoce un señor o señora por la televisión", afirmó Di Paola.

Puntualizó que en general "no hay conocimiento sobre el tema" y pidió "tomar conciencia que a veces los que hablan lo hacen desde su relación con la clase media que es otra realidad, que hay que escuchar, pero que no debe ser tomada como parámetro de toda la sociedad".

"El argentino tiene que sentir pena que exista esta realidad y la solución no está en la mano dura. Nosotros no estamos con la mano dura ni con el desentendimiento del Estado. Hay una

responsabilidad del argentino, que tiene que ayudar a solucionar esta realidad", argumentó el sacerdote.

Comentá la nota