Funcionarios de la OEA y la COREBE destacan el nivel científico del CEDEVA de Tacaagle

El director del CEDEVA de Tacaaglé mencionó las relaciones actuales con áreas específicas de las universidades de Rosario, La Plata y de Formosa
El alto nivel científico de las actividades que se desarrollan en el Centro de Validación de Tcnologías Agropecuarias de Misión Tacaaglé, las proyecciones y características del proyecto de expansión de las áreas cultivadas con frutas tropicales y exóticas , la articulación con otros organismos y unidades académicas para profundizar la disponibilidad de información y conocimientos y el interés por maximizar el uso del agua fueron destacados por funcionarios de la OEA y de la COREBE que visitaron el predio de 80 hectáreas de dicho CEDEVA.

Su director, el ingeniero Gerardo Tenaglia fue el encargado de exponer acerca del avance de cada uno de los sectores del lugar ante una platea integrada ,entre otros, por el jefe para América Latina de la Oficina de Desarrollo Sustentable de la OEA, Jorge Rucks; el presidente de la Comisión Regional del Río Bermejo, ingeniero Edgardo Castellano; el coordinador técnico del programa Cuenca Binacional, licenciado Héctor Martínez; delegados de las provincias condóminas del Bermejo y el coordinador ejecutivo del PRODECO y de los CEDEVA, ingeniero Jorge Balonga.

Todos ellos escucharon una exposición técnica tras lo cual realizaron una recorrida por los distintos predios donde se cultivan las distintas variedades frutales, en particular la banana que se pretende difundir saneada para una difusión intensiva entre los pequeños productores de modo tal que consigan mejores rendimientos y productos de calidad garantizada asi como también en los sectores donde se emplazan las unidades tecnológicas y científicas de punta incorporadas en estos años.

Tenaglia pormenorizó acerca de las distintas etapas en ejecución, la reciente puesta a punto de la biofábrica con el concurso de un experto enviado por la CATIE de Costa Rica; la importancia que adquiere la instalación de un cable vía de origen colombiano para las políticas orientadas a profundizar la búsqueda de un mejoramiento cualitativo de la banana para competir con mayores posibilidades en el mercado nacional y el proyecto de construcción de la planta de empaque junto con el proceso del reciclado de aguas.

Sobre el último de los aspectos mencionado fue destacado por los visitantes atento a la visión de futuro de los técnicos formoseños que responden a los lineamientos políticos del gobernador Gildo Insfrán quien ordenó la puesta en marcha de un plan director que tiene como premisa fundamental la maximización del uso del vital elemento, evitando que una sola gota termine en el mar y considerando que el agua –ausente ya en decenas de países del mundo- está llamada a convertirse en el nuevo tesoro de la humanidad como lo fue el petróleo.

El director del CEDEVA de Tacaaglé mencionó las relaciones actuales con áreas específicas de las universidades de Rosario, La Plata y de Formosa para el abordaje de temas como clima, suelo , genética, zoología y fitopatología así como también acerca del desarrollo integral del proyecto que forma parte del Plan Estratégico Formosa 2015.

"Esta decisión de interactuar con otros niveles del conocimiento así como el fortalecimiento de los propios equipos técnicos y profesionales de las distintas áreas del CEDEVA que articular sus labores en cuestiones de genética, biología molecular, manejo de cultivos ,fertilización y protección vegetal también fue destacada por nuestros visitantes", consignó Tenaglia.

COMPONENTES BASICOS

En el CEDEVA de Tacaaglé se ha puesto el acento ahora en la planta de empaque para que dé paso al funcionamiento integral de los distintos componentes básicos del complejo que incluye la biofàbrica ; el invernáculo francés, el cable vía colombiano , los equipos de fertirriego israelíes todo concebido para que se genere un proceso revolucionario que culmine con el resposicionamiento de la banana formoseña a nivel nacional.

Tenaglia considera que con estos equipamientos se superar el ciento por ciento de mejoramiento de la calidad de la oferta bananera formoseña mientras que en áreas cultivadas de las 4.000 hectáreas actuales se aspira llegar a 15.000 en 2015, con rendimientos de 40 toneladas por cada una de ellas frente a la mitad que se consigue en la actualidad.

Todo ello permitirá entrar en competencia directa con países como Bolivia, Brasil y Ecuador que en la actualidad exportan banana a la Argentina.

Comentá la nota