Ex funcionario provincial confirmó sobreprecios

(General Pico) - Ya no habrá más testigos. Ahora es el turno para los alegatos del fiscal y los defensores. Ayer se realizó la última audiencia del juicio oral y público al ex-intendente Oscar Pepa y otros tres imputados, por supuesta administración fraudulenta contra la administración pública, mediante la ejecución de la red de cloacas de Intendente Alvear.
La ronda final de testigos comenzó con el ingeniero José De Ormaechea, quien en 2002 fue encomendado por el Ministerio de Obras Públicas para realizar relevamiento de las obras ejecutadas por Ilka, Cosnor y Peyuhue. De Ormaechea explicó con claridad el tipo de sistema de saneamiento urbano pretendido, e identificó qué sectores fueron terminados y cuáles no. Frente a los jueces Florentino Rubio, Alfredo Alonso y Fabricio Losi, aclaró que realizó su trabajo sin el correspondiente "proyecto ejecutivo", documentación que nunca fue encontrada.

De Ormaechea comparó las ventajas y desventajas de una red cloacal con sistema de lagunas a cielo abierto para depositar efluentes, habitual en la región pampeana, y el proyecto que se pretendía concretar en Alvear, con una planta de tratamiento mecanizada. El ex-funcionario resultó uno de los pocos que detalló cifras con cierta solvencia.

Agregó que luego de la evaluación realizada por el ministerio fue convocada una licitación para completar los trabajos, con un costo de tres millones de pesos, que concluyeron en 2003 con el plazo de ejecución previsto. Cuando las empresas abandonaron los trabajos habían cobrado 10 millones de dólares, del total de 18 millones del contrato. El Estado pudo terminar la obra con un millón de dólares más, porque la cotización de la moneda estadounidense en esa época ya era de tres pesos.

Escaleras al cielo.

Los camaristas están preocupados por el presupuesto oficial de la obra. Nadie sabe quién lo confeccionó. Ni los concejales, ni el ex-intendente acusado se hicieron cargo de esa tarea. Es un interrogante que persiste sin respuesta y parece ser el núcleo de la cuestión. ¿Fue el consultor Carlos Opezzo? ¿Fueron las propias empresas? ¿Influyó Oscar Negrotto? Hasta ahora, nadie se hizo responsable.

Es un tema relevante porque en el presupuesto está sospechado de sobreprecio aparecen materiales y elementos a valores exagerados, como las ya famosas escaleras de aluminio extensibles que fueron cotizadas en 5 mil pesos dólares. Hoy, a diez años, el precio de mercado alcanza unos 800 pesos (200 dólares), según quedó determinado en el juicio.

Por eso los jueces le preguntaron a De Ormaechea cuál sería el costo para una obra de cloacas en Alvear. El ex funcionario respondió que debían calcular un costo de 1.200 dólares por conexión. De acuerdo a la población de Intendente Alvear, el resultado de esa operación se acerca a la estimación de la Sigen: unos 6 millones y medio de dólares, muy, muy lejos de los 18 millones convenidos.

Para abajo.

Uno de los testigos propuestos por la defensa de Oscar Pepa, el ex-concejal Jorge D'Amico, en su afán por defenderlo como político y como persona, terminó enredándose en sus propias palabras y cerca estuvo de hundir aún más al ex intendente. D'Amico habló de cuán necesaria resultaba la red cloacal para el pueblo; admitió que aprobaron una serie de ordenanzas en base a la explicación que les había ofrecido Pepa, en el sentido de que los fondos nacionales debían usarse de una determinada manera.

Agregó que los concejales tenían un "desconocimiento global" de cómo encarar el proyecto y tampoco supo quién dispuso los precios. Terminó por aceptar que no se llamó a licitación para la obra, como lo exigía la ley provincial y que todos los actos administrativos realizados por el Concejo fueron sugerencias del intendente Pepa.

Cuando finalizó la ronda de testigos, el presidente de la Cámara del Crimen dio lectura a los ofrecimientos de prueba aportados por la fiscalía y las defensas y fijó para mañana a las 8 el inicio de la audiencia de alegatos.

Acusados disfrutan de un guiño radical

La ex-concejala por el radicalismo, Delia Beatriz Schroeder dio el último testimonio del debate. De impecable conjunto celeste con una escarapela en la solapa, ingresó a la sala y se persignó antes de sentarse frente a los jueces. Su intervención fue breve. Ella tampoco supo decir quien valoró el presupuesto municipal de la obra, aunque sí les advirtió a los jueces que la acusación sobre Oscar Pepa y Omar Ghisio es "pura política". Al marcharse giró, buscó a una persona determinada entre el público y selló su declaración con un guiño del ojo derecho.

Comentá la nota