Funcionario nacional, de visita, recibió una catarata de reclamos locales.

Dirigentes empresariales se reunieron con el titular de la Subsecretaría de Fiscalización del Trabajo y la Seguridad Social. Entregaron una larga lista de problemas y demandas locales y regionales. Pidieron políticas diferenciadas para el NEA. El reclamo se potencia por la crisis y la caída en las ventas.
La crisis en las empresas de la región detallada en una larga lista de reclamos fue expuesta por dirigentes de las distintas cámaras empresariales locales ante un funcionario del Ministerio de Trabajo de la Nación que ayer visitó Corrientes, para -precisamente- exponer programas de regularización del empleo y de contención de las fuentes laborales ante un escenario recesivo.

Una batería de demandas descargó el empresariado local aprovechando la reunión con el subsecretario de Fiscalización del Trabajo y la Seguridad Social de la cartera nacional, Guillermo Alonso Navone. El funcionario agendó la problemática y se lleva una carpeta con casi una veintena de puntos que resumen la complicada situación del sector en la provincia y la región.

Hablaron desde las bajas en ventas de los comercios y las asimetrías regionales, hasta el perfil burocrático del plan de subsidios para trabajadores de empresas en emergencia, pasando por la falta de créditos, altas tasas de interés y la necesidad de que las provincias tengan una participación especial en la mesa de negociación nacional sobre cualquier aumento salarial en el sector privado.

Al encuentro desarrollado ayer en la capital provincial asistieron, entre otros, directivos de la Federación Económica de Corrientes (FEC), de la Federación Empresarial de Corrientes (Fecorr) y de la Asociación de la Producción, Industria y Comercio de Corrientes (Apicc).

Según contaron a El Litoral participantes del cónclave, Navone anunció que el lunes llegaría el planteo al ministro Carlos Tomada. Y para los representantes de las principales Cámaras del sector, el encuentro fue "un paso más" en la serie de gestiones que tienen programada para potenciar la demanda común en el NEA. Además, el presente empresarial se hizo más complejo a partir del aumento otorgado recientemente a los mercantiles y que activó las quejas de los comerciantes, porque se definió en paritarias nacionales sin tener en cuenta -dicen- la difícil realidad de la región, muy golpeada por la baja rentabilidad producto de las fuertes caídas en las ventas.

Lo concreto es que al subsecretario Navone se le presentó, entre otros problemas, lo siguiente:

Caída en las ventas de manera continua desde agosto de 2008; carencia de créditos; alta tasa de interés bancaria y para tarjetas de créditos y débito (como también reducciones de plazos en las modalidades). También describieron que se presenta un acotado plazo de pago a proveedores; crecimiento de la morosidad en cuenta corriente; competencia desleal; problemas derivados de la sequía histórica que afecta a la producción y repercute en la economía regional.

Además se ven afectados por los aumentos en las tarifas de servicios; la inflación que dispara el precio de los insumos básico, con lo cual se encarece la producción.

Solicitaron asimismo una reducción o subvención de aportes patronales para la región; participación y opinión en las negociaciones con las cámaras madres, tanto en paritarias nacionales como en la posible regionalización de la discusión salarial. Expusieron la necesidad de un mejor acceso al programa de asistencia estatal a empresas en crisis para preservar el empleo, con una reducción de requisitos exigidos actualmente.

Comentá la nota