El ex funcionario se mostró en un acto felipista Zúccaro: "Si hago caso a lo que me dice Ondarza me tengo que suicidar"

El ex secretario de Hacienda había cuestionado la nueva tarifaria y asegurado que él renunció porque no coincidían en las políticas económicas. Además, calculaba antes de su partida un déficit de 30 millones de pesos. "Es una falta de respeto a sus compañeros", contragolpeó Zúccaro.
Duro. Directo y sin pelos en la lengua. El intendente Humberto Zúccaro salió al cruce de su ex secretario de Hacienda, Daniel Ondarza, quien se mostró en un acto del felipismo y lanzó dardos contra la política económica del intendente.

Ondarza, despedido o con renuncia, según quien lo diga, señaló que su decisión de dar un paso al costado se dio porque había gruesas diferencias respecto a las medidas a adoptar en cuento a reducir el déficit y evitar un rojo que, según el ex funcionario, habría ascendido a 30 millones de pesos, de no haberse adoptado mecanismos que, admitió, el Gobierno comenzó a aplicar luego de su ida.

Pero Zúccaro, notoriamente molesto, rechazó de plano que Ondarza haya renunciado por decisión propia, aunque prefirió guardarse las razones que supuestamente lo llevaron a pedirle un paso al costado.

"Si escucho lo que dijo Ondarza me tendría que haber suicidado. Lo único que digo es que yo lo eché, por razones que por respeto a su familia prefiero guardar", replicó el mandatario local en diálogo con el programa radial OFF THE RECORD (Fm Estudio 2, 105,9 MHZ).

Ondarza, incluso, había vaticinado un rojo de 30 millones de pesos para este año, número que, admitió, ahora podría ser sensiblemente inferior luego de las medidas que adoptó el Municipio.

—¿Va a ser de 30 millones el déficit?—, preguntó uno de los periodistas a Zúccaro

—No, por Dios. Es una locura decir eso—, respondió.

Zúccaro, además, se refirió a un rumor que empezó a correr en los últimos días ( y que varios el atribuyen a Ondarza), y que señala que en lo peor de la crisis el secretario de Hacienda fue a plantearle a Zúccaro la necesidad de recortar gastos, a lo que Zúccaro habría respondido con un "voy a cambiar los muebles del despacho, necesito 80 mil pesos".

"Y tampoco se fue porque yo quise cambiar los muebles, es otra locura. Ojalá (Ondarza) encuentre trabajo nuevamente en Malvinas o San Miguel. Está en su derecho de hacer política, pero que lo haga en su distrito", rechazó Zúccaro.

—¿Por qué se fue entonces?

—No se fue, lo eché. Ya pasó, he mantenido el respeto por los funcionarios, excepto cuando quieren pasarse de pícaros y quieren hacer política. No hay que dar más por el pito por lo que el pito vale. Habría que ver cuántos votos puede juntar. Me parece que es una falta de respeto lo que dijo, pero más que nada por los ex compañeros de él. Yo voy a mantener en secreto por qué se fue, pero si habla voy a hablar también.

—¿Se viene una guerra de carpetas?

Ojalá que eso pase. Pero Pilar no se merece eso.

—Algunos sostienen que usted se está cerrando, con varios funcionarios que se están yendo…

—No. Me estoy sacando de encima de todo lo que ni siquiera tendría que vivir en Pilar y no hablo más. Me dedico a la gestión con gente nueva y de manera abierta, con pocas personas que me acompañaron desde el 2003.

—¿Kirchner tiene que ser candidato a Presidente en el 2011?

—Tiene que pasar por una depuración que es interna dentro del PJ y ahí se verá; el que pierde acompaña. Si sale fortalecido será uno de los candidatos que tenga el PJ, pero siempre dentro del partido. Pero sí quiero aclarar que jamás puse trabas para que venga a Pilar Felipe Solá. Yo sé donde vive, y de hecho tuve contactos cuando su mujer tuvo un problema de salud y fue al Hospital Austral, porque más allá que pensemos de manera diferente en política nunca hay que perder lo humano, la política es un ida y vuelta.

Comentá la nota